Janet Awad, el poder femenino de Sofofa

, Otros, Retail

El 31 de mayo pasado, Janet Awad Pérez se convirtió en la primera vicepresidenta de Sofofa, un cargo inédito que vino a completar sus más de 20 años de trayectoria. Es que la actual presidenta regional de la multinacional francesa Sodexo tiene una historia teñida de récords: no sólo es la mujer que ha llegado más alto en la operación latinoamericana de la empresa que lidera, sino que además es la mujer chilena que más trabajadores tiene hoy a su cargo: 36.000.
Una decisión podría haber hecho que Janet del Pilar Awad Pérez no batiera los récord que hoy marca. Podría haber sido exitosa, pero en otras lides, unas ligadas a la salud, alejada probablemente del mundo que hoy la destaca: los negocios. Es que la mujer que hoy ronca en Sofofa -como la primera vicepresidenta del gremio- creyó en algún minuto que su pasión eran la nutrición y dietética, por lo que ingresó a esa carrera al salir del colegio Las Monjas Inglesas. Duró un año. Un profesor del ramo Administración de Salud Pública de la Universidad de Chile la ayudó a entender que lo suyo eran los negocios, por lo que, tras pensarlo, cambió el rumbo hacia Ingeniería Comercial en la misma casa de estudios. Egresó en 1990 con honores.
Janet Awad Pérez (51 años, casada, dos hijos) ha alcanzado más de alguna meta inédita en el país. Si bien ingresó con fuerza a la arena pública el pasado 31 de mayo, cuando el nuevo timonel de Sofofa, Bernardo Larraín Matte, la nombró vicepresidenta del gremio, siendo la primera mujer en llegar a ese cargo, la ejecutiva es, además, la mujer que más alto ha llegado en Sodexo a nivel regional -hoy es la Presidenta regional y Country President Chile de la compañía francesa-, y es también la mujer que más colaboradores tiene bajo su alero en el país: un total de 15.000 en Chile, con los que totaliza 36.000 en Latinoamérica. Los éxitos -comentan quienes la conocen- no son gratuitos. “Ella es una persona inusual en el mundo corporativo. Es muy cercana, relajada, auténtica y muy profesional. No se pierde reunión a la que haya que ir”, señala uno de sus cercanos. De hecho, la misma fuente precisa que si en instancias de organización de algún evento donde participa, son los periodistas de los gerentes que exponen los que están en la preparación, en el caso de Janet es ella misma la que va. Otros cercanos destacan también su simpatía y humor. “Siempre hemos tenido una muy buena relación. Ella es de puertas abiertas, y si bien ahora tiene responsabilidades superiores, siempre está preocupada de las necesidades de los trabajadores”, señala el dirigente del sindicato norte de Sodexo, Christian Bernal. Desde que la ejecutiva está en la empresa -hace más de 20 años- ha habido una sola huelga: hace cuatro años y por tres días. La compañía tiene más de 30 sindicatos.

Entre gerencias y directorios
Janet Awad nació el 10 de abril de 1966. Hija de Ángel Awad (71 años) y Olga Pérez (70 años), tiene dos hermanas: Karina Paola -vicepresidente de RRHH de Walmart México y Centroamérica- y Andrea Paola -diseñadora gráfica y dueña de la tienda de muñecas Amores de Lana-. Es casada hace más de 25 años, con el ingeniero Rodrigo Muñoz Droguett (54 años), y tiene dos hijos Sebastián (26 años y trabaja en Nestlé) y Carolina (24 años y está cursando un Magíster en Arquitectura en la PUC). “Son una familia muy unida y cercana”, destaca un conocedor.
Su tío -primo de su padre- Jorge Awad -ex presidente de la Asociación de Bancos e Instituciones Financieras-, asegura que Awad siempre destacó. “Desde chica tuvo personalidad y liderazgo. Fue muy buena alumna, sobresaliente y muy participativa”, sostiene. De hecho, hoy la gran incógnita entre quienes la conocen es cómo distribuye su tiempo.
Según ella misma relató a la asociación de egresados de la Facultad de Economía y Negocios (FEN) de la Universidad de Chile, su primer trabajo fue en Van Heusen en 1991. Tras lo cual, estuvo tres años en L’oreal, inicialmente como jefa de Productos de Marketing, y luego a cargo de la marca Helena Rubinstein.
En 1998 un head hunter la contactó para el cargo de jefa de Marketing y Comunicaciones de Sodexo. En un año ya era la vicepresidenta regional de comunicaciones, y en 2008 asumió la gerencia general de la compañía. En 2015 se convirtió en presidenta regional -a cargo de países como Argentina, México y Colombia- y en la country president para Chile.
Una carrera ascendente que no se agota sólo en eso. Awad es directora de Comunidad Mujer, de Amcham, integrante del Círculo de Personas de Icare, Socia de Women Corporate Directors, entre otras actividades. Habla inglés, francés, español y un poco de portugués. Viaja buena parte del año.
Pese a lo atareada de su agenda, la ejecutiva distribuye su tiempo para poder hacerlo todo. Cercanos aseguran que se levanta antes de las 6 de la mañana para hacer mínimo una hora diaria de deporte -ya sea spinning, pilates, nado, etc.- y de ahí parte la jornada que generalmente no termina antes de las 9 de la noche. Los fines de semana descansa poco. No suele dormir hasta tarde, y organiza toda la semana.
Tanto trabajo ha tenido sus dividendos. Además de ser parte del Círculo de Honor de la Facultad de Economía y Negocios de la Chile, la organización Women’s Empowerment Principles, iniciativa conjunta de ONU Mujeres y Pacto Global de la ONU, la premió en marzo de 2016 por las buenas prácticas de Sodexo en materia de igualdad de género; además, ha sido reconocida varios años como Mujer Líder, y también como la Mejor Ejecutiva de 2011 por Revista Capital.

El llamado a vicepresidenta
Dos días antes del cambio de mando de Sofofa, Janet Awad dio el sí para transformarse en la primera vicepresidenta de Sofofa. Bernardo Larraín la llamó el 29 de mayo para ofrecerle el cargo. Se habían reunido sólo un par de veces en el marco de la campaña, instancias que bastaron para completar -junto al otro vicepresidente Gonzalo Said- la dirigencia del gremio fabril. “El desafío era importante, sobre todo para plasmar los temas que a ella le interesan como inclusión, entre otros”, destaca una fuente. No lo pensó, y dijo que sí.
Awad llegó a Sofofa en 2013. Si bien Sodexo era empresa socia desde hace varios años, fue en ese ejercicio donde la invitaron a formar parte del consejo. Ingresó y -en línea con su trayectoria- pasó directo al Comité Ejecutivo, siendo la única mujer que estuvo en esa instancia entre 2013 y 2015.
Un momento complejo vivió un año después. En 2016, Sofofa la nominó para ocupar el sillón que les correspondía en ENAP. Si bien conocedores sostienen que Awad le advirtió a la entidad de que podían haber problemas porque Sodexo era proveedor de ENAP, la dirigencia siguió adelante con la decisión. Los trabajadores de la estatal no tardaron en reaccionar, acusando conflicto de interés. Finalmente, Janet optó por declinar la nominación. El gremio nombró al ingeniero civil Paul Schiodtz como director de la compañía. “Para ella este momento fue una pérdida de tiempo básicamente. Janet es muy práctica, entonces apenas vio que esto se estaba complicando optó por no aceptar”, relata un cercano.
Un año después de ese suceso llegó a la vicepresidencia, con miras a plasmar el rol de la mujer en ese cargo, y ayudar a revitalizar a la empresa en medio de un cambio de mano y gerencial en Sofofa. “Es una mujer sumamente inteligente, pragmática, con muchas ideas. Sin duda un aporte”, subraya el consejero de Sofofa y miembro del grupo cercano a Larraín, Alfonso Swett.
Ahora, la tarea recién comienza. “Estoy muy contenta pero al mismo tiempo con mucha cautela y humildad tomando la responsabilidad”. Fueron sus primeras palabras en el nuevo cargo, posición que deberá sumar a su ya ajetreada agenda.


Noticias Relacionadas con este Artículo



Nosotros le podemos ayudar
Etcheberry Consultores