¿Se extinguirán los celulares en la próxima década?

, Internet, Modernización de Empresas, Tecnología Personal, Telecomunicaciones

EN 1983, el Motorola DynaTAC revolucionaría no sólo la industria, sino los hábitos de consumo y la forma de comunicarse con la tecnología. Sin embargo, el CEO de Facebook, Mark Zuckerberg, señaló en la última conferencia de desarrolladores de la compañía que en los próximos diez años se habrá acabado la era celular.


Sin embargo, los estudios proyectan que la inversión tecnológica durante la próxima década seguirá liderada por este dispositivo. IDC espera que para 2020, de cada US$100 en gasto de devices como PCs y tablets, entre otros, unos US$73 estén destinados a smartphones dentro de Latinoamérica. “La realidad virtual (VR) así como la realidad aumentada (AR) podría acaparar gran parte del mercado de smartphones, pero difícilmente pasará a ser un reemplazo”, dice Paola Soriano, research & consulting manager de IDC de Latinoamérica. La experta estima que los factores socioeconómicos, sobre todo en mercados emergentes, todavía tienen mucho camino que recorrer. “El mercado de AR/VR ha aumentado 422%, y pese a que la inversión todavía es muy pequeña comparada con otras regiones, ya tenemos empresas comenzando a invertir en estos mercados”
Esta visión se alinea con la adquisición que hizo la compañía de Zuckerberg en 2014, cuando compró Oculus, empresa centrada en el desarrollo de lentes de realidad virtual.
Michael Abrash, el científico jefe de la división de investigación de Oculus, cree que estamos tan solo a cinco años de distancia de tener unos lentes que sean capaces de mostrar realidad virtual y aumentada, lo suficientemente buenos como para ser comercialmente viables. “Esto será una de las grandes transformaciones tecnológicas que marcaran los próximos 50 años”, dijo Abrash. En ese plazo, la experiencia del usuario sería completamente enriquecida con audio, interacción, inteligencia artificial y un diseño con capacidad de dar respuesta en todos los sentidos.
“Personalmente creo que la realidad virtual todavía no es tan masiva, pero le queda un camino por recorrer. Medios de comunicación extranjeros la han sabido utilizar para mostrar realidades, también la industria del turismo”, dice Nicole Forttes, directora del Smartlab UDD. La académica agrega además que miraría con más atención lo que está pasando con la inteligencia artificial que a través de algoritmos permite adelantar una experiencia. “Amazon y Facebook lo están haciendo muy bien, pero hasta lo que hemos visto son complementarios y no reemplazan a otro instrumento, quizás el futuro cercano está más del lado de la sensorización que puede darse el lujo de no usar pantallas, pero los datos igual alguien los debe procesar y trabajar de alguna forma”, enfatiza.

• ¿Qué ha pasado? Se proyecta que el mercado de realidad virtual y realidad aumentada crezca en la próxima década para convertirse en el centro de experiencia de los usuarios.

• ¿Por qué ha pasado? A pesar de la evolución que han experimentado los celulares, la industria sugiere que con la VR y AR, no existirán limitaciones.

¿Qué consecuencias tiene? Daría al usuario una experiencia en 360° grados. Permitiendo interactuar a través de todos sus sentidos. Si a esto se le suma la inteligencia artificial, las posibilidades son infinitas.

Vestibles
Sin embargo, hay una mirada que habla de una transformación mucho más profunda, con tecnología que podría incorporarse en nuestro cuerpo. Neil Harbisson se ha transformado en ícono desde que en 2004 las autoridades británicas le permitieron salir en su pasaporte portando su ojo electrónico, que él dice considerar parte de su cuerpo.
Por ejemplo, desde el laboratorio de Google X surgió el diseño de unos lentes de contacto ideales para diabéticos que, a través de sensores en miniatura y antenas más delgadas que un cabello humano, miden y comparten los niveles de glucosa en sangre.
En tanto, la start-up Triggerfish está trabajando en unas lentes de contacto inteligentes capaces de combatir el glaucoma. Su misión consistiría en medir las variaciones de presión ocular, alertando in- cluso al médico en caso de detectarlas. Esta propuesta ha sido aprobada incluso por la FDA (EEUU).
Sin embargo, hay otros que apuestan por los vestibles. De acuerdo a un estudio realizado por Ericsson ConsumerLab a 5.000 usuarios de smartphones (de los cuales 2.500 eran también usuarios de wearables) en Brasil, China, Estados Unidos, Inglaterra y Corea del Sur, el 43% de los encuestados cree que los smartphones serán reemplazados por wearables. De hecho, un 40% de los usuarios actuales de relojes inteligentes consideran que ya interactúan menos con los smartphones y un 25% los utiliza para controlar remotamente a los dispositivos digitales en casa. “En la medida que los wearables se hagan más inteligentes, tengan autonomía y una interfaz directa con el usuario, los smartphones podrían volverse pantallas secundarias. Pero los vestibles aún tienen que evolucionar. Un cuarto de aquellos que han comprado wearables en los últimos tres meses dicen que no llenan sus expectativas y un 83% de los usuarios de smartphones esperan que los wearables tengan algún tipo de conectividad independiente”, cuenta Diana Moya, directora de Ericsson ConsumerLab para Latinoamérica.

El mercado de AR/VR ha aumentado 422%, pese a que la inversión aún es muy pequeña comparada con otras regiones.

Empresas como Google y start-ups están trabajando arduamente en el desarrollo de lentes de contacto inteligentes.

También se habla de tecnología que podría incorporarse en nuestro cuerpo, convirtiéndonos en verdaderos cyborgs.


Noticias Relacionadas con este Artículo



Nosotros le podemos ayudar
Etcheberry Consultores