Oferta Inicial de Bitcoins, la nueva alternativa a las IPO

, Internet, Modernización de Empresas, Tarjetas y Pagos Electrónicos

El capital de riesgo encuentra en la moneda virtual una plataforma más atractiva para atraer inversionistas.— “Las ofertas públicas iniciales son noticia de ayer”, asegura el columnista de Bloomberg Lionel Laurent, quien ve en la bitcoin la nueva alternativa para las empresas. Según plantea, ya no es tan atractivo “comprar la acción de una compañía ampliamente deficitaria y cuyos días de audaz crecimiento podrían haber quedado atrás”, por lo que la divisa virtual ofrece una novedosa oportunidad, sobre todo cuando se trata de una startup.
Pensando en imitar el modelo de Wall Street, una Oferta Inicial de Bitcoin (OIB), permite que en lugar de intercambiar dólares por acciones, lo que suele venir acompañado de demandas de ganancia y derecho de voto, se intercambien bitcoins por la moneda digital recién acuñada de un emisor.
“Esa moneda es algo entre una divisa y una participación en el negocio, como lo expresa Wired, que luego puede usarse para comprar potencia informática distribuida u horas laborales”, detalla Laurent, agregando que “la teoría dice que si este negocio es una buena idea, su éxito aumentará el valor de sus propias fichas, enriqueciendo a aquellos que ingresaron tempranamente a precio de descuento”.
En ese marco, ha habido una inevitable avalancha especulativa, y los compradores de OIB se apresuraron a lanzar sus nuevas monedas con una prima en los mercados. Sin embargo, esto no siempre funciona.
No sólo está el riesgo de estafas, sino que además el propio bitcoin aún se siente como “más virtual que real”, como escribió la semana pasada Paul Vigna del WSJ, ya que los reguladores, cautelosos, aún le imponen importantes limitaciones y porque los consumidores evitan un método de pago que puede hundirse 20% en un día.
De todas maneras, Laurent plantea que es interesante revisar las implicancias que esta alternativa tiene para los capitalistas de riesgo, considerando que su tarea depende de que asuman grandes riesgos tempranos a cambio de jugosas recompensas cuando una compañía como Snap sale a bolsa.
En ese marco, destaca el hecho de que las OIB recientes no están demasiado alejadas de una ronda promedio de financiamiento Serie B, ya que recaudan cerca de US$5 millones a US$15 millones, de acuerdo a datos revelados por la firma de investigaciones de mercado Smith + Crown.
Y mientras una firma de capital riesgo puede terminar en posesión de 20% a 30% de una empresa startup a cambio de ese dinero, una OIB puede significar solo costos únicos de menos de US$500.000, indica Stan Miroshnik, director general del banco de inversión Argon.
Por otra parte, Laurent destaca que el “intercambiar fichas también podría ofrecer a quienes apoyan el capital riesgo una buena opción para sacar los fondos de una inversión en una forma más conveniente y líquida que la ocasionalmente engorrosa táctica de esperar a que el negocio se venda a sí mismo o salga a bolsa”.


Noticias Relacionadas con este Artículo



Nosotros le podemos ayudar
Etcheberry Consultores