American Express y Diners en Colombia

, Retail, Tarjetas y Pagos Electrónicos

La fidelización de los clientes bancarios a través de las diferentes franquicias de dinero plástico, que les permiten entrar al exclusivo mundo de los privilegios, es uno de los mecanismos más usados por las entidades financieras de Colombia.American Express y Diners en ColombiaSi bien todas las franquicias son utilizadas por los tarjetahabientes colombianos, destaca la penetración de Visa y MasterCard, pues no solo tienen el mayor número de plásticos en circulación, sino que también superan por casi seis veces los montos de las transacciones realizadas en conjunto por American Express y Diners.
Y es que de acuerdo con cifras de la Superintendencia Financiera, a diciembre de 2016, de los 14,9 millones plásticos, MasterCard acaparaba un total de 5,2 millones y Visa 4,7 millones de tarjetas, mientras que Amex y Diners tenían 551.784 y 362.480, respectivamente.
En cuanto a las transacciones por compras en el terreno local, la tarjeta American Express movió el año pasado $208.090 millones y Diners, $143.745 millones, cifras muy inferiores a los valores logrados por Visa, que generó $1,7 billones y MasterCard, con $1,5 billones.
Precisamente, a raíz de esta menor penetración en el mercado, algunos establecimientos deciden no aceptar este tipo de franquicias como medio de pago, pues les supone mayores costos que recibir las otras franquicias masivas.
“La principal diferencia de estas tarjetas de nicho es que no son admitidas en todos los establecimientos”, indicó Juan Camilo González, experto en educación financiera de la Universidad Externado, quien aseguró que estas tarjetas son recomendadas para ejecutivos con mayor poder adquisitivo.
Otro de los mayores inconvenientes de estas franquicias son los altos costos. No obstante, según los últimos datos de la Superfinanciera, la cuota de manejo de American Express se ubica en $21.000 mes anticipado y la de Diners es de $71.400 al trimestre, por lo que estarían dentro del promedio del mercado.
“En cuanto a la tasa de interés, todas las entidades financieras cargan una tasa cercana a la usura para compras con tarjetas de crédito, lo que lleva a que las tasas sean altas y muy similares. De hecho, un buen número de tarjetas cobra intereses más altos que American Express y Diners”, explicó Alejandro Useche, profesor de la Escuela de Administración de la Universidad del Rosario.
Sin embargo, contar con una tarjeta de crédito emitida por una entidad reconocida internacionalmente como estas dos franquicias, más el sello adicional de Bancolombia, Colpatria y Davivienda, los tres bancos locales que manejan de manera exclusiva a American Express y Diners, respalda las compras en cualquier parte del mundo y concede mayor seguridad.
Asimismo, estos plásticos ofrecen beneficios adicionales a sus clientes que, como explicó González, pueden ir desde la acumulación de millas hasta ofertas en hoteles o restaurantes, seguros de protección en compras, acceso a salas VIP o asistencias internacionales, entre otros.
“Mi consejo es que cada persona defina su perfil. A un trabajador promedio no le interesaría manejar cuotas más altas mientras a un ejecutivo le beneficiaría los servicios adicionales que conceden estas franquicias”, explicó el experto en finanzas.
Además, para acceder a estas tarjetas los requisitos no son tan estrictos. Por lo general, exigen que las personas tengan unos ingresos mínimos iguales o superiores a $1 millón al mes, las pueden solicitar clientes entre 18 y 69 años y el cupo puede ir desde $1 millón.
“No necesariamente son personas muy adineradas. Se puede decir que estas tarjetas están diseñadas para ser, más allá de un medio de pago, un instrumento de acceso a un club de experiencias de alto nivel, por supuesto, para quien tenga los ingresos suficientes para sacarle provecho a todos sus beneficios”, destacó Useche.


Noticias Relacionadas con este Artículo



Nosotros le podemos ayudar
Etcheberry Consultores