Cambios en gustos gastronómicos impulsan boom de comida japonesa

, Pequeñas Empresas, Retail

Cuando aparecieron los primeros restaurantes de comida japonesa, muchos pensaron que era parte de una moda, pero la sofisticación en los gustos gastronómicos de los chilenos finalmente provocó que se convirtiera en un boom:

Si hace trece años existían alrededor de cinco empresas de este tipo, actualmente se estima que sólo en Santiago hay más de 100 locales entre restaurantes, establecimientos ubicados en patios de comida de centros comerciales o aquellos que sólo trabajan con entrega a domicilio.

La mayoría ha tomado al sector oriente de la capital como su centro de operaciones y sus ventas indican que es un sector pujante: desde $ 16 millones mensuales, en el caso del Akai Sushi, hasta los $ 200 millones al mes, en el del Sushihana.

El dueño de este último, Alan Kupfer, explica que antes el sushi “era algo bastante elitista y pocas personas lo conocían. En cambio ahora se abrió el espectro de clientes porque hay de todo: desde el sushi muy bueno hasta el muy malo”, advierte.

Así, quienes apostaron por el sector viven una fuerte competencia, pero los que llevan más años trabajando en el rubro, y que están más consolidados, afirman que eso no les preocupa mayormente, previendo un reordenamiento en este mercado.

Según Flavio Bravo, socio de Akai Sushi, de aquí a cinco años, si continúan apareciendo más empresas, el mercado se verá complicado y muchos locales pequeños van a ir desapareciendo.

Alberto Ventura, dueño de la cadena Sushi House, concuerda y enfatiza que la concentración se dará por el lado de la calidad. “Hoy existen muchos locales pequeños que hacen daño al sector porque no cumplen mayores normas de higiene, servicios y calidad. Por eso se ha producido un crecimiento explosivo, e incluso ya hay zonas que están bastante saturadas, pero algunos locales chicos van a tender a desaparecer y a dejar espacio para que las cadenas más grandes y estructuradas sigan absorbiendo mercado y tomando terreno”, afirma. Llenos de proyectos Mientras tanto, el negocio del sushi seguirá creciendo mientras se lo siga relacionando con comida sana y calidad de vida, conceptos hoy muy en boga, acota Fernando de la Fuente, presidente de la Asociación Chilena de Gastronomía. Es más, los grandes actores del rubro tienen previstas nuevas inversiones.

A partir de marzo, Bravo sumará un cuarto local del Akai Sushi en Plaza Ñuñoa. “Se trata de una apuesta nueva, con patente de alcohol, ya que el concepto es más de bar y con él apostamos por el mercado nocturno”, adelanta el empresario, precisando que con esta nueva apertura podrá incrementar en 20% las utilidades. V

entura espera crecer 30% en facturación este año y también ampliará la cadena de diez locales del Sushi House, con aperturas en Ñuñoa, en el Mall Paseo Los Dominicos y una tercera aún no definida.

Y el Sushihana proyecta cuatro o cinco locales más para 2009 en malls y centros de entretención. Ya están en Concepción hace dos años y esperan llegar a más regiones, aunque de la mano de un socio local.


Noticias Relacionadas con este Artículo



 

Comente este Artículo