El primer banquero privado en Pascua cuenta cómo es hacer negocios en la isla

, Sin categoría, Tarjetas y Pagos Electrónicos

Empieza su jornada diaria a las 7:30 de la mañana, pero a diferencia de muchos de sus colegas, en vez de traje y corbata, viste pantalones blancos y una camisa holgada tipo guayabera. Es el gerente general de la sucursal que el banco Santander abrió en Isla de Pascua hace cerca de un mes, Cristián Tupper.

Casado, 52 años, cuatro hijos -tres de los cuales decidieron quedarse en el continente-, y hermano del vicario de la Pastoral Social y de los trabajadores, monseñor Rodrigo Tupper, aceptó la propuesta del banco y se trasladó a la paradisíaca isla, a 5 horas de vuelo del continente.

Llegó solo -su esposa e hija menor llegarán en julio-, y pese a la mítica hostilidad de los isleños hacia los continentales, dice que se ha sentido bien acogido y que no hay día que alguien no lo invite a comer.

Eso sí, ha debido acostumbrarse a la humedad, la sensación de «encierro» que puede provocar la vida en un pedazo de tierra que se recorre completa en menos de tres días y, sobre todo, a un nuevo estilo de hacer banco que hasta principios de mayo sólo BancoEstado había experimentado in situ.

Política de riesgo «especial»»

«Este es un mercado muy diferente, porque como no se pagan impuestos de ninguna naturaleza, los comerciantes no llevan contabilidad.  Quizás tienen algo de información interna para ellos, pero que no tiene efectos como respaldo que podamos cuantificar.  No hay cómo saber si las ventas que nos dicen que tienen, son las que efectivamente se hacen», comenta para explicar las dificultades que tienen para, por ejemplo, hacer las evaluaciones para el otorgamiento de créditos.

Por eso, asegura, «aquí es muy importante la penetración que tengas en la sociedad Rapa Nui, de acuerdo a eso consigues información.  Es que acá hay gente que gana mucho dinero, pero no lo demuestra.  En Santiago no entienden cómo funciona la cosa, porque estamos acostumbrados a ver balances e impuestos para ir evaluando.  Así es que estamos trabajando en crear una política de riesgo especial», agrega.

Tupper ha debido lidiar también con la diferencia horaria que hay entre Santiago y Pascua.  «Tenemos que estar a las 7:30 a.m. en el banco, porque a esa hora son las 09:30 a.m. en el continente y cierran los procesos de canje de cheques.  Y, cuando acá son las 12 del día y estamos en plena actividad, en Santiago ya están cerrando», sostiene.

Para instalarse, el banco español hizo como la mayoría de los continentales que quieren hacer negocios en la isla; asociándose con una familia local que les proveyó del terreno, ubicando frente a la caleta de Hanga Roa, ya que sólo los originarios tiene derecho a propiedad en Rapa Nui.

Además, contrataron a una ingeniero comercial pascuense que hace 20 años vivía en Santiago que quería regresar a su tierra.  «Ella ha sido mucho más que un aporte profesional.  Acá no se requieren grandes conocimientos financieros, sino que se necesita conocer a las personas.  El público, la gente Rapa Nui ve con muy buenos ojos que traigamos gente local a trabajar con nosotros», dice Tupper.

El «desafío electrónico»

Por ahora, el principal negocio del banco en la isla son el cambio de divisas, las remesas y la atención de turistas extranjeros (cada año pasan 60 mil turistas por Pascua, que recién ahora podrán contar con un cajero automático que permite realizar operaciones internacionales.

Sin embargo, la idea es ir educando a la gente para que se abra a otros instrumentos financieros como los fondos mutuos o las cuentas corrientes.  «Son mucho de andar con efectivo, manejando euros y dólares en sus cajas fuertes.  En la isla hay un problema de transaccionalidad de dinero electrónico.  Falta mucho el desarrollo de Transbank en tarjetas de crédito y débito.  Y los billetes son un problema, porque hay que traerlos en avión y es muy caro.  Queremos hacer todo lo más electrónico posible, para que la gente se acostumbre a venir poco al banco, cosa que hoy es una tarea diaria».


Noticias Relacionadas con este Artículo



Nosotros le podemos ayudar
Etcheberry Consultores

 

Comente este Artículo