Ingeniero clonador revela cómo logró datos bancarios secretos

, Tarjetas y Pagos Electrónicos

En su declaración policial dijo haber obtenido información cuando trabajaba en Transbank.
Asegura que la vulnerabilidad del sistema fue el elemento que facilitó su ilícita labor.

El 24 de septiembre pasado fue detenido un sujeto que llamó la atención por su profesionalismo y astucia, pero también por la magnitud del fraude del que era autor: la clonación de tarjetas de crédito con información bancaria confidencial de más de 20 mil clientes.

Se trata de Javier Eduardo Cárdenas Foitzick (43), ingeniero en informática de la Universidad Austral de Chile, quien hoy se encuentra preso tras haber sido formalizado por el delito de falsificación y uso reiterado y fraudulento de tarjetas de crédito. El mismo día en que fue detenido, Cárdenas confesó los hechos a la policía y al fiscal José Ignacio Escobar.

«El Mercurio» tuvo acceso a dicha declaración, en la que detalla la forma en que gestó el fraude, mientras trabajaba en la empresa Transbank, desde donde dice que extrajo toda la base de datos que utilizó.

El imputado se desempeñó entre 1995 y 2005 como jefe de proyectos de Transbank, la que luego fue externalizada a Entel, adonde se fue a trabajar posteriormente. Durante su estadía se capacitó en una serie de software y se especializó en el área de soporte para los bancos. Después recaló en Adexus, que también trabaja para Transbank, donde se desempeñaba cuando fue descubierto el fraude.

«Durante el año 2006 comencé a hacer fraudes en el Banco de Chile, específicamente a mediados de año. Esto se me ocurre debido a que poseía la información y la utilicé», dijo en su declaración.

Respecto de la forma en que obtuvo la base de datos, Cárdenas es claro: «Es perfectamente vulnerable obtener esa información». El imputado dice haber sustraído en Transbank las llaves que le permitieron desencriptar los códigos.

Agregó que toda la información que poseía era del Banco de Chile, específicamente del Banco Edwards, de la cual dijo haber extraído los códigos «pin», o número secreto. Respecto del Banco Santander Santiago dice no saber si utilizó información de éste, pero sí que había de otros bancos.

«La sustraje desde una base de datos en desarrollo, en prueba, esto es, cuando se estaba certificando. Es decir, cuando estaba a prueba tuve acceso a esta información, se estaban validando y saqué rápidamente una copia. Este tema en ese tiempo era común. Esta sustracción ocurre durante el año 2002, no recuerdo muy bien, y utilicé un pendrive que portaba en ese momento, y es el mismo que encontraron hoy los funcionarios de Carabineros», aseguró a la policía.

Luego agrega que comenzó a cometer fraudes debido a una decisión personal y que los ejecutó completamente solo. Primero compró los plásticos en una empresa en San Bernardo y después la confección la realizaba en su notebook personal. Luego generaba la banda magnética y grababa la tarjeta, todo gracias a una copiadora de banda magnética que adquirió el año 2000 en Estados Unidos.

«Me estacionaba y luego empezaba a caminar e ingresaba a farmacias y supermercados debido a que no tenían sistemas de seguridad. Repetía esta actividad al almuerzo. Durante el día retiraba desde cajeros, utilizaba dos o tres tarjetas, luego pasaban 20 días y lo repetía. Al mes retiraba alrededor de $4 millones, pero había meses en que no retiraba dinero», dijo.

Cambio de «casa»

Cárdenas confesó que los dineros que sustrajo los utilizó en la compra de su casa, en un exclusivo condominio en Peñalolén, vehículos e incluso una lancha. Dice que gastó mucho dinero en compras y que otra parte la utilizó para montar su propia empresa de asesorías informáticas. Pero de Peñalolén pasó a la prisión Santiago 1. El fiscal continúa indagando los pasos que ejecutó el imputado con las tarjetas clonadas y no se descarta que sea formalizado por delitos contra más bancos.

 


Noticias Relacionadas con este Artículo



 

Comente este Artículo