Familia Rabié emprende el reordenamiento de sus negocios

, Retail

Contrataron al Citibank para evaluar la venta de su mall de Chillán y crearon un fondo de inversión familiar.

Jorge Rabié Uauy, el tercero de los cinco hermanos Rabié, es fanático de los toros. En su campo en las cercanías de Chillán cría Angus y vende ejemplares para reproducción. «Me gané el premio al mejor toro en la feria de Osorno», dice con orgullo, aunque aclara que no tiene interés en que esta actividad adquiera ribetes de negocio a gran escala. Está claro que tiene las manos llenas con otro proyecto: el reordenamiento de los negocios familiares, de cara a potenciar un plan de expansión de la Distribuidora Rabié de aquí al 2010, en el que no se descarta su salida al exterior.

«Queríamos dejar cada cosa en su lugar, que los resultados no se mezclen», dice Jorge Rabié, para graficar el reordenamiento societario que están culminando.

Este proceso incluyó la creación de un fondo de inversión familiar, de nombre Argrei, destinado a canalizar futuras inversiones que emprendan.

«Es un fondo familiar privado. Está recién creándose y tiene objetivos de mediano y largo plazo», dice, explicando que el nombre son las iniciales de las tres sociedades familiares a través de las que los cinco hermanos (Esteban, Yolanda, Marisol y Jacqueline, además de él mismo) participan de los negocios: Aruba, Graz y Eibar.

Como parte de ese proceso de reordenamiento, los Rabié contrataron al banco de inversión Citibank para evaluar la venta del mall Plaza El Roble de Chillán.

«El mall es un negocio muy exitoso, pero nuestra decisión fue priorizar la distribución, y como no vemos mucho espacio para más malls en otras ciudades, es un negocio donde nunca vamos a ser grandes actores. Y la verdad es que nos gusta estar en rubros donde tengamos capacidad de liderazgo», dice el empresario. Aunque señala que el proceso está recién partiendo, con expectativas de que el Citibank presente propuestas específicas en el primer trimestre de 2008.

La decisión de concentrarse en la Distribuidora Rabié, para la familia es de toda lógica: «En cada nuevo desarrollo inmobiliario aparecen nuevos clientes. Cualquier población nueva significa 10 nuevos clientes», dice Jorge Rabié, para graficar que pese a la tan mentada concentración del retail y el avance de las grandes superficies de comercio, el llamado canal tradicional sigue en ascenso.

Por ello, Distribuidora Rabié se ha trazado un plan de aquí al 2010 de llegar a ventas por US$ 440 millones -hoy la firma vende del orden de US$ 330 millones-, para el que puso en marcha un plan de negocios que incluye la extensión de las operaciones a Chaitén y Coihaique (hoy opera de Arica a Chiloé), la incorporación del área lubricantes y de líneas de refrigerados y congelados.

A este plan se podría sumar una potencial internacionalización, que los Rabié también han sondeado, principalmente en Perú, Colombia y Argentina. «Perú es una opción muy interesante. En 2008 intensificaremos los estudios, y en ese momento tomaremos la decisión de fechas y plazos», dice el empresario.

Los números del mercado

Según las cifras que maneja la compañía, Distribuidora Rabié tiene el 25% del mercado de la distribución al canal tradicional, seguido por actores como Adelco, Alvi y otros.

Las metas de la compañía apuntan a subir al 30% su participación de la facturación del canal tradicional, que se estima en unos US$ 1.500 millones.

Medido en puntos de venta, pretende llegar a 55 mil clientes, es decir, un 50% de participación de mercado. Hoy llega a 45 mil.


Noticias Relacionadas con este Artículo



 

Comente este Artículo