Chile se sube a la colaborativa Web 2.0

, Internet

Cada vez más páginas criollas les entregan el protagonismo a los cibernautas, quienes crean los contenidos.

Comida, vinos, reuniones virtuales y avisos económicos son algunos de los temas abordados en esta nueva internet chilena.

La Web 2.0 es como un antiguo «malón», en el que las mujeres ponían el queque y los hombres llevaban las bebidas y los tragos. Sin las chiquillas y los muchachos, no había fiesta ni entretención.

En las páginas colaborativas, los cibernautas entregan sus conocimientos, los que enriquecen el sitio, que es como «la casa» donde se celebra la fiesta.

El webmaster deja de ser un ente todopoderoso y se transforma en un mero administrador de las contribuciones de los ciudadanos, quienes comparten con el mundo sus experiencias y conocimientos en línea.

Ése es el principio de la internet comunitaria, que se masifica en el mundo y crece con fuerza en Chile. Las herramientas 2.0 criollas abarcan desde la cata de vinos hasta los avisos económicos.

Aunque no son tan numerosos, existen varios sitios precursores que vale la pena revisar.

El fenómeno Podcaster

El sueño de muchos niños y adultos es tener su propio programa de radio. Apelando a ese anhelo, Podcaster ( www.podcaster.cl) se ha transformado en un fenómeno audible en la web chilena. Al mes, el sitio recibe unas 10.500 visitas y cuenta con 160 programas al aire.

Los que quieran subir su espacio radial, deben hacer clic en «Se un podcaster». En ese link, aparece con detalle el proceso que debe seguir. El tamaño máximo del mp3 es de 30 megas.

«Partimos hace un año y medio con el proyecto. Alejandro Zahler y yo habíamos trabajado en Radio Duna, pero no nos interesaba tener una radio online. Armamos un plan de negocios alrededor del podcasting. Queríamos un medio de comunicación inclusivo», cuenta Andrés Valdivia, cofundador del sitio.

«Con el aporte de la comunidad, se ha creado un repositorio de audio muy interesante. Los cibernautas saben que pueden encontrar muy buenos programas», dice Andrés.

«Las plataformas 2.0 serán rentables en unos cinco años más. La gente de menos de 20 años tiene una relación más normal con la tecnología. Cuando tengan mayor poder adquisitivo, se producirá un auge increíble», prevé Andrés.

Descorchados

Aparte de Zamorano y Condorito, una de las caras más reconocidas de Chile en el mundo es el vino. Como dentro de cada chileno hay un sommelier, Descorchados ( www.descorchados.com) ofrece la posibilidad de que los catadores aficionados se inscriban y entreguen su propio veredicto acerca del cuerpo, la fuerza y el sabor de los mejores (y peores) mostos chilenos.

Para encontrar opiniones acerca de tintos y blancos, este sitio regala un detallado informe de cada botella: cepa, año, precio, comida y valle de origen. Sobre la base de los votos de los navegantes se saca un promedio para ver qué nota le pone la comunidad al licor.

Este sitio lleva un poco más de dos meses en línea, y ya cuenta con una buena base de datos que permite saber qué piensan otros sibaritas acerca de los distintos productos. ¡Salud 2.0!

Reuniones en línea

«¿Adónde nos juntamos?» ya no será una pregunta relevante a la hora de coordinar una entrevista grupal o una reunión. Esto, gracias a Meeting ( www.meeting.cl), un sitio criollo fecundo en salas virtuales, donde efectuar disertaciones, balances y otras reuniones que necesiten de una pizarra virtual y sonido.

Para emplear estas aulas, lo único que debe hacer es inscribirse e ingresar a las salas para asistir a una reunión o crear una sala para charlar, compartir o asistir a clases vía e-Learning.

El principio de la Web 2.0 se hace carne en este sitio: «¿Qué sería de una sala de reuniones sin personas? Un espacio inútil».

Un pez bloguero

Según un reciente estudio, Bligoo ( www.bligoo.com) es la segunda plataforma más usada por los chilenos para crear su bitácora en internet, sólo superada por Blogger, de Google.

Este logro es producto de las múltiples ventajas que ofrece este servicio gratuito. Permite amoldar las páginas casi como si fueran de plasticina, entrega una serie de plantillas para adornar la interfaz y es muy simple de usar para los neófitos blogueros.

«Una de las grandes diferencias es que nos hemos enfocado en la construcción de comunidades. Lo que buscamos es agruparlos por nichos. En la nueva versión beta tenemos una serie de recomendaciones para los usuarios, según sus intereses afinidades. Uno de los principios básicos de la Web 2.0 es la mejora continua», dice Paolo Colonnello, gerente general de Blue Company, empresa responsable de Bligoo.

En total, son casi 50 mil los cibernautas que cuentan con su lugar en la red, alojados en esta «casa» creada en nuestro país.

Imágenes arriba con Godlike

Casi 30 mil fotos e ilustraciones han pasado desde los discos duros de las casas a los servidores de Godlike ( www.godlike.cl), una amplia bodega chilena para almacenar imágenes en línea. Eso equivale a 5,6 GB de colores, formas y constraste.

La promesa de almacenamiento es ¡sin límites!

Rodolfo Berríos es el responsable y creador del sitio. «El 27 de febrero de 2007 nació la primera versión de Godlike. El 2 de octubre lo actualicé y quedó como se encuentra actualmente», cuenta Rodolfo, quien en diciembre cumplirá 22 años.

El 64% de los usuarios son chilenos. Medio en broma, medio en serio, este estudiante de Ingeniería Metalúrgica en la Usach cuenta que «muchos utilizan el servicio, pero muy pocos lo recomiendan».

«Pronto, Godlike será código abierto y se podrá descargar. Creo que ésa es una de las cosas que le faltan a la Web 2.0 chilena, ser más abierta», cuenta Rodolfo, vía MSN.

En febrero del próximo año espera estrenar la versión 2.0 de Godlike. Además, está afinando los detalles de Tragarama, un sitio colaborativo que busca relajar al cibernauta con información de todo tipo.

Lo que necesite

Needish ( www.needish.cl) es un práctico sitio que funciona con una lógica inversa a los tradicionales portales de subastas: los que escriben necesitan algo. Clases de piano, un nuevo hogar para cachorritos y monitores de computador son algunos de los ejemplos de las demandas de los usuarios que recurren a este sitio en busca de un bien material o espiritual.

Es muy sencillo de usar: una pantalla exhibe los últimos «needs» (necesidades, en inglés), una pizarra grande sirve para publicar lo que precisa, dos botones rojos lo llevan a inscribirse y uno gris para la búsqueda. Esa es su mayor ventaja: todo está a un clic.

Este proyecto nació en marzo de este año como un emprendimiento de jóvenes suecos y chilenos.

Panoramas varios

Salir en Santiago es como comer en un Rodizzio: uno no sabe por dónde empezar. Para aclarar este duda, Santiagorama ( www.santiagorama.cl) ofrece un compendio de varios locales de lujo y lugares recomendados por los cibernautas. Todo está organizado por zona, panorama y con recomendaciones.

En el mapa que aparece en la portada, basta con colocar el cursor sobre la flecha morada y encontrará un resumen del local. Pinchando en los tres puntitos que aparecen, verá la picada con más detalle.

En la página web sus creadores colocaron una gran frase: «este debe ser uno de los pocos sitios que quiere que salgas de él lo antes posible»


Noticias Relacionadas con este Artículo