Demasiada tecnología, un atentado contra la productividad de los gerentes.

, Internet, Tecnología Personal

La enorme carga laboral sumada a la presencia global de muchas compañías, impulsan un fenómeno cada vez más frecuente: el de los ejecutivos hiperconectados.

Según una encuesta de la consultora Korn Ferry Internacional, entre 2.300 ejecutivos de 75 países, el 81% se mantiene conectado al trabajo las 24 horas, a través de dispositivos móviles. Más de un tercio de ellos (38%), considera que pasa «demasiado tiempo conectado». Sin embargo, un 77% asegura que las comunicaciones móviles favorecen el balance vida personal-trabajo.

«La tecnología es una aliada de la productividad. Sin embargo, hay un punto en que transforma el estilo gerencial y crea un management de reacción», dice Francisco Moreno director de Leadership Development Solutions de Korn Ferry para Latinoamérica.

«Por estar todo el tiempo reaccionado a mensajes que llegan y que interrumpen, los ejecutivos pierden focos en su principal tarea, que es pensar el negocio y planificarlo», advierte Moreno.

En la era de la e-mail anxiety:

Según un informe de la Universidad de Glasgow (Escocia), los trabajadores interrumpen sus tareas un promedio de 40 veces por día para revisar sus correos electrónicos.

El estudio se realizó mediante una encuesta a 177 personsa, de las cuales un 34% confesó sentirse estresada por la cantidad de mails que reciben y un 28% dijo sentirlo como una fuente de presión extra. Un descubrimiento central del estudio es que las personas que trabajan con computadoras chequean su correo electrónico con más frecuencia de la que admiten.

Según Karen Renaud, psicóloga responsable del estudio, «estas distracciones repercuten mucho en la productividad, porque nuestro cerebro se cansa más cuando rompe su ritmo para realizar otra tarea».

Los expertos ya hablan del síndrome «e-mail anxiety», caracterizado la compulsión a revisar constantemente la casilla de correo por temor a perder un mensaje importante.

Planificar:

Para evitar que la invasión tecnológica repercuta en la productividad, hay que establecer pautas, como revisar el correo electrónico sólo un par de veces al día y ser estrictos para no permitir interrupciones.

Otro tanto puede decirse de los llamados telefónicos y al celular. Los ejecutivos suelen caer en la fantasía que son imprescindibles y deben estar disponibles en todo momento. Otra de las trampas en las que suelen caer es creer que la tecnología reemplaza al intercambio cara a cara.

«Las empresas son sistemas sociales y requieren de una interacción personal, para discutir y consensuar», afirma el especialista de Korn Ferry.

Un ejecutivo que quiere crecer y ascender en su trabajo necesita sí o sí estar en contacto con su jefe directo y con su equipo de trabajo. En este sentido – afirma el especialista – «es preciso diferenciar entre la tarea que se puede resolver utilizando los medios electrónicos y el proceso que requiere del contacto cara a cara para ejercer la motivación, conocer la perspectiva del otro y trabajar las resistencias».


Noticias Relacionadas con este Artículo



 

Ud. dese estar registrado para comentar