EL AVANCE DE LA ERA DE LA BANCARIZACIÓN

, Tarjetas y Pagos Electrónicos

Resulta auspiciosa la disposición de las divisiones de consumo especializadas de los bancos de avanzar en la penetración de nuevos segmentos de la población, como adultos mayores y los niveles socioeconómicos C3 y D

Un crecimiento de 20% registraron los créditos de consumo durante enero. Si bien este resultado representa una cierta desaceleración respecto al 21% observado precisamente en igual mes de 2006, es evidente que su protagonismo sigue latente y, de hecho, los planes de la industria bancaria contemplan aumentos adicionales en este tipo de créditos durante este año.

En esta línea, y sustentada en la expansión de la actividad económica -que, a su vez, se apoyará en el incremento del gasto fiscal-, resulta auspiciosa la disposición expresada por las divisiones de consumo especializadas de los bancos de avanzar en la penetración de nuevos segmentos de la población, como adultos mayores, trabajadores independientes y los niveles socioeconómicos C3 y D.

Sólo estos últimos grupos, según los propios análisis de las citadas divisiones, involucran del orden de dos millones de personas que no tienen o no han tenido un fácil acceso a los servicios financieros y que, por ende, pueden enfrentar la tentación de recurrir a vías alternativas, en algunos casos reñidas con la legalidad, para obtener financiamiento.

Más positivo aún se entiende este lineamiento al considerar el marco de acción de la misma banca como industria, que a través de la asociación gremial que la reúne ya inició la segunda etapa de la agenda de bancarización, que busca incorporar unos tres millones de personas al sistema financiero.

Es evidente que los bancos se rindieron a la importancia que tiene incrementar la base de clientes, sobre todo en un país donde el ritmo de crecimiento de la economía se ha traducido en un mejor estándar de vida de una mayor proporción de la ciudadanía y donde aquellos segmentos con una situación más precaria aspiran a lograr el mismo objetivo.

Las casas comerciales, de hecho, ya demostraron en cierta medida que existe el espacio para ampliar el número y la gama de clientes y, además, que esto se puede hacer bajo un esquema de alta competencia, donde la calidad y el precio son factores cruciales.

Por lo demás, un país que aspira a avanzar hacia un estadio de desarrollo superior requiere contar con las bases de financiamiento suficientes y asequibles para respaldar iniciativas de negocios, tanto de aquellos privados que cuentan con un vasto currículo en el tema como de aquellos que dan sus primeros pasos en el terreno empresarial.

Un proceso, no obstante, que debe ir acompañado de los más serios análisis de riesgo, de tal forma que un mayor endeudamiento de la población no se traduzca en un deterioro de las carteras de los bancos que ponga en peligro la viabilidad de su propio negocio y, al final de cuentas, afecte la situación del país.


Noticias Relacionadas con este Artículo



Nosotros le podemos ayudar
Etcheberry Consultores