¿POR QUE NO SURGEN LAS EMPRESAS COMO GOOGLE EN CHILE?

, Internet

En los mercados de capitales más desarrollados, los fondos de pensiones también son los principales inversionistas en capital de riesgo

Cuando se revisa el desarrollo empresarial chileno en los últimos 20 años, se comprueba que no son muchas las empresas que se crearon durante ese período que han logrado llegar a ocupar posiciones líderes, en términos de tamaño y/o de valor bursátil en nuestro mercado. Si bien hay casos destacables de compañías ya existentes que eran mucho más chicas y han experimentado crecimientos notables como Falabella, Cencosud y LAN, las empresas de mayor capitalización bursátil del país continúan siendo por lo general compañías tradicionales como Copec, Endesa, Banco Santander Santiago y Banco de Chile.

Mientras tanto en Estados Unidos hay empresas como Google y Cisco que nacieron y se desarrollaron en este mismo período y hoy están dentro de las empresas que más valen en bolsa en dicho país.

Surge la duda naturalmente sobre los motivos detrás de esta diferencia.

El primero probablemente son las restricciones de financiamiento que enfrentan las empresas nuevas en nuestro país. Los fondos de capital de riesgo, los cuales aportan capital para el desarrollo de nuevos proyectos empresariales y juegan un rol clave en el desarrollo de empresas nacientes en otros países, han alcanzado en Chile un grado de desarrollo limitado a la fecha. Tal situación se da en parte porque estos fondos, que se conocen acá como fondos de inversión de desarrollo empresarial, por definición son un vehículo de inversión de riesgo relativo alto. Sin embargo, la regulación de las AFP, que son los principales proveedores de recursos de estos fondos, esta pensada fundamentalmente para el manejo de inversiones de bajo riesgo, por lo cual su participación en capital de riesgo es poco relevante. En los mercados de capitales más desarrollados, los fondos de pensiones también son los principales inversionistas en capital de riesgo, pero como su regulación es más flexible, invierten bastante más en este tipo de fondos, los que a su vez también están menos regulados que acá. Tampoco las empresas nacientes cuentan con mayores facilidades para obtener financiamiento vía créditos o títulos de deuda, con lo cual las cosas se complican aun más.

Otro motivo importante es la dificultad que existe para que una empresa compre o tome el control de otra sociedad pagando con acciones propias. El hecho que las transacciones tengan que efectuarse normalmente con efectivo hace mucho más difícil que las empresas chicas aumenten su tamaño rápidamente. En Estados Unidos y en diversos otros países, en cambio, es factible pagar las adquisiciones con acciones de la misma empresa compradora. Ello es vital para que las empresas puedan crecer no sólo en forma orgánica. Sin este mecanismo, empresas como Google y Cisco al igual que otras más tradicionales como General Electric y Microsoft no habrían llegado al tamaño que hoy ostentan.

Pero también hay que preguntarse si enfrentamos restricciones no financieras, en particular en los recursos humanos requeridos para crear y desarrollar empresas nuevas. Mi visión a este respecto es mixta. Por una parte disponemos de universidades de gran nivel, que entregan una adecuada formación y realizan investigación básica en las carreras científicas y tecnológicas, así como también en administración de empresas. Lo negativo es que pareciera que no existe significativo interés por parte de los nuevos egresados y los profesionales de estas carreras por involucrarse en nuevos emprendimientos empresariales.

Este año debiera aprobarse finalmente el proyecto de reforma del mercado de capitales II, el cual contiene una serie de reformas que buscan dar un fuerte impulso al capital de riesgo en Chile. Además, ya se está comenzando a hablar de la confección de un proyecto de reforma del mercado de capitales III, el cual debiera incluir varios aspectos que no contempla el primero de estos proyectos. Ojalá estas reformas resulten ser efectivas y en 20 años más tengamos en el grupo de las compañías de mayor valor a empresas que hoy no conocemos porque todavía no han sido formadas.


Noticias Relacionadas con este Artículo



Nosotros le podemos ayudar
Etcheberry Consultores

 

Comente este Artículo