MICROCRÉDITOS FINANCIAN A MÁS DE 15 MIL PEQUEÑOS NEGOCIOS

, Pequeñas Empresas

Fondo Esperanza posee la cartera más grande de clientes, y espera entregar financiamiento a 50 mil personas en 2010.

Siguiendo la idea de la “Banca de los Pobres” de Muhammad Yunus, Fondo Esperanza, Fundación Banigualdad y Fundación Contigo financian en la actualidad más de 15 mil microcréditos para quienes no cumplen con los requisitos de los bancos

Y es que la mayoría de estos clientes cuentan con pequeños negocios familiares informales, no tienen iniciación de actividades y las utilidades obtenidas sólo se usan para mantener las condiciones básicas de un hogar.

Es por ello que fundaciones y ONG han entrado a este segmento para que las personas puedan acceder a pequeños capitales de trabajo y crear microempresas de subsistencia o microempresas emergentes.

Una de ellas es Fondo Esperanza. La institución -ligada al Hogar de Cristo- opera desde 1966 y actualmente tiene en su cartera a 13.786 clientes activos, con un fondo de $ 1.156 millones y una tasa de retorno de 99,8%. El gerente de administración y finanzas del organismo, Juan José Price, señala que “esto contribuye tanto a la superación de la pobreza como al crecimiento económico. Porque lo que se está haciendo es financiar negocios que están creando riquezas”.

En promedio, la fundación está entregando montos que promedian los $ 60.000 a 4 meses plazo, con vencimiento en cuotas semanales y con una tasa de interés nominal mensual de 2,7%. Para fines de año, Fondo Esperanza proyecta dar microcréditos a 22 mil personas, y para 2010 estima que llegue a los 50 mil clientes.

Grupos solidarios

Muhammad Yunus cuando creó Grameen Bank (o “Banco de los Pobres”) lo desarrolló sobre un modelo basado en la confianza entre prestamistas y prestarios: los denominados grupos solidarios.

Para solucionar problemas que se pueden presentar en el sistema bancario tradicional, esta estructura incorpora innovaciones como la autoformación de grupos de deudores, la responsabilidad conjunta y un plan progresivo de créditos. Es decir, se otorgan créditos sin garantías ni aval, pero existe el compromiso de que todos los integrantes del grupo solidario sean coavales de la deuda de los demás.

Así, si uno de los integrantes no paga, el resto debe responder por él, para que exista la posibilidad de pedir un nuevo y mayor crédito.

Siguiendo esta misma lógica de entregar financiamiento a personas que bordean la línea de la pobreza y que tienen buenos proyectos, Banigualdad y Fundación Contigo participan en el mercado de los microcréditos.

El director Ejecutivo de Banigualdad, Patricio Cordero, señala que “hay alrededor de 3 millones de pobres en Chile. Aquí debe existir un porcentaje no menor que tiene habilidades, pequeños negocios e iniciativas, pero no tienen oportunidades, ya que les falta el capital”.

La fundación retomó sus operaciones en marzo de 2006, otorgando ya 1.000 microcréditos con un índice de retorno de 98,5%. La tasa de interés que se cobra es de 2,6%, la que puede ir disminuyendo en relación al monto que se solicite y para fines de año proyectan entregar 3.500 microcréditos en distintas localidades de la V Región y la RM.

Mientras que con 18 años de participación en este mercado, Fundación Contigo presenta más de 1.000 clientes activos, con montos entregados que van desde los $ 40.000 hasta los $ 400.000 en el primer crédito. El jefe de administración y finanzas de la institución, Victor Guerrero, indica que “la mayoría de nuestros clientes son informales, no tienen iniciación de actividades ni presentan IVA. A ellos, que recién cruzaron la línea de la pobreza, es la que estamos atacando nosotros”.

El trabajo de la fundación se centra en las zonas norponiente y surponiente de Santiago, además de Buin, donde la mayoría de sus clientes son mujeres, que trabajan por cuenta propia.


Noticias Relacionadas con este Artículo



Nosotros le podemos ayudar
Etcheberry Consultores