Denuncias por estafas en plataformas digitales anotan alza de 67% en lo que va del año

, Internet, Modernización de Empresas, Retail, Tarjetas y Pagos Electrónicos, Telecomunicaciones

Desde enero a la fecha, la CMF ha ingresado 45 casos al Ministerio Público de sitios web que ofrecen créditos:  Las páginas usadas para cometer los fraudes han sido registradas y operan, principalmente, desde fuera de Chile, pero se ha detectado que las cuentas bancarias para recibir los depósitos son de personas naturales en el país, que también son investigadas.

Crecimiento economico.com, coop de consumo.com, cooperativa delnorte.com y nacional de creditoschile.com.  Esos son los últimos de un total de 45 sitios denunciados desde enero a la fecha por la Comisión para el Mercado Financiero (CMF) al Ministerio Público, correspondiente a entidades que ofrecen créditos a través de la web, y que no se encuentran reguladas ni inscritas en los registros de la Comisión.

En el caso de aquellas que ofrecen créditos a través de sitios web, según los antecedentes recabados por la Unidad de Investigación de la CMF, se trata de entidades que, aparentando ser supervisadas, pero sin encontrarse inscritas ni autorizadas por la Comisión, requieren pagos anticipados de personas que solicitaron un crédito y que posteriormente no recibieron los préstamos acordados.

La denuncia que realiza la CMF es por presuntos delitos de estafa, y lo particular es que se ha detectado que las entidades fraudulentas utilizan cuentas corrientes de personas naturales para recibir el dinero de las estafas que realizan.

Según el fiscal de la Unidad de Investigación de la CMF, Andrés Montes, “en los últimos 3 años se observa un crecimiento sustancial de este tipo de fraude” y “la principal causa de este aumento se asocia a la pandemia y el contexto económico en donde personas requieren financiamiento.  Quienes no pueden acceder al crédito en el sistema financiero formal, sea porque registran deudas pendientes o porque no pueden acreditar ingresos, recurren a otras alternativas, como lo son estos créditos ofrecidos en internet”.

El fiscal de la CMF agrega que esto incluso ha sido ratificado a partir “de las declaraciones obtenidas durante los procesos de recopilación de antecedentes en estos casos, y uno de los principales motivos que suelen mencionar las personas afectadas es que se encontraban en un estado de necesidad que les obligaba a obtener financiamiento producto de la pandemia y la situación económica actual”.

Otra de las particularidades que se han observado, señala Montes, es que “hasta ahora hemos detectado que los sitios web utilizados para cometer estos fraudes han sido registrados y operan, principalmente, desde fuera de Chile. No obstante, en todos los casos existen personas naturales en Chile que facilitan sus cuentas bancarias para recibir los dineros provenientes de las víctimas y, en consecuencia, son parte de lasorganizaciones delictuales responsables de estos delitos”.  De hecho, desde la CMF se enfatiza que prestar su cuenta corriente, vistas o RUT a terceros para cometer un delito puede generar responsabilidad penal en el dueño de dicha cuenta.

En esa línea, Montes detalla que “todas las transferencias de dinero solicitadas a las víctimas de estos fraudes se realizan a cuentas bancarias nacionales que corresponden a personas naturales y no a cuentas corporativas”, y agregó que “en las denuncias que hemos remitido al Ministerio Público se ha entregado esta información e identificado a las personas que han recibido el dinero proveniente de estas estafas”.

Patrones de la estafa

¿Cómo reconocer que se trata de una estafa? Del curso de las investigaciones y las denuncias recibidas, la Unidad de  Investigación de la CMF ha logrado extraer ciertos patrones o características comunes que se repiten en este tipo de fraude.

Entre ellas, una de las primeras es que se trata de ofertas de créditos que siempre son ofrecidos vía web, con tasas de interés muy convenientes en relación con las tasas ofrecidas por el sistema financiero formal, y siempre aprueban el monto de dinero solicitado por la persona interesada. Asimismo, no requieren la revisión de antecedentes comerciales para aprobar el crédito.

Otras características es que solicitan pagos previos a la obtención del crédito argumentando distintos motivos, como gastos notariales, pago de supuestos seguros, pago de sellos, abogados, multas, etc., y que estos pagos previos sean realizados a cuentas corrientes y/o cuentas vistas de personas naturales, y no a cuentas corporativas.

Además, la comunicación con el cliente es a través de WhatsApp como medio principal o único medio de contacto, y generalmente en las páginas web no señalan un domicilio de las oficinas en que atienden.

También se ha detectado que en ocasiones envían documentos en los que aparentan ser fiscalizados por la CMF, la ex-SBIF (Superintendencia de Bancos e Instituciones Financieras), exSVS (Superintendencia de Valores y Seguros) o el Banco Central, o bien imitan la identidad de entidades fiscalizadas por la CMF, incorporando el nombre de la entidad legítima en la dirección de la página web creada para estos efectos.


Noticias Relacionadas con este Artículo