La respuesta de Banco Santander Chile que justifica el cierre de cuenta a fintech de criptomonedas

, Internet, Modernización de Empresas, Retail, Tarjetas y Pagos Electrónicos, Telecomunicaciones

La entidad financiera reveló que la firma tecnológica presentó casi 6 mil alertas por actividades sospechosas por más de $ 15 mil millones.

Banco Santander Chile busca cerrar el nuevo frente judicial que se abrió en la disputa entre los principales bancos de la plaza y las plataformas de exchange de criptomonedas. 

La entidad financiera respondió ante el Tribunal de Defensa de la Libre Competencia (TDLC) ante las acciones legales desplegadas por la fintech RG Corp para que le reabran la cuenta corriente que cerró Santander el 26 de julio tras no cumplirse los protocolos del banco.

Foto: José Montenegro

De acuerdo con el escrito presentado por el estudio Philippi Prietocarrizosa Ferrero DU & Uría en representación de la compañía española, se justificó el cierre de la cuenta ya que se presentaron 5.979 alertas sobre RG Corp. 

Las alertas guardaron relación a operaciones sospechosas, clientes sin respaldo, clientes requeridos por la Unidad de Análisis Financiero (UAF) e incluso un cliente asociado a causa judicial.

El análisis comprendió el período entre abril de 2021 a mayo de 2022. Las alarmas provinieron de 87 clientes distintos, por un monto superior a $ 15.025 millones. 

Dentro de estas alertas, se destacó que 3.588 provienen de clientes analizados en comité y reportados a la UAF, y que 52 alertas corresponden a clientes requeridos por la UAF.

Con estos datos, argumentaron que se impedía a Banco Santander dar cumplimiento a sus deberes en la prevención de lavado de activos y financiamiento del terrorismo.

Asimismo, consideraron que las políticas de la fintech “demostraron no ser suficientes para identificar las operaciones y/o contrapartes sospechosas”. 

De hecho, acusó que la firma tecnológica no tiene la capacidad de detectar estas operaciones como contrapartes sospechosas. Asimismo, criticó que los ejecutivos de la fintech “tiene un conocimiento muy limitado respecto de la regulación que, supuestamente, la empresa que dirige cumple cabalmente”.

Recalcó que frente a este tipo de transacciones, “no basta la mera identificación de los clientes, sino que la exigencia apunta hacia un real conocimiento de los mismos y sus negocios, enfocados en un risk based approach, que exige un monitoreo y seguimiento constante de sus actividades”.

La defensa de la industria

Si bien el banco reconoció que mantuvo una relación comercial de cinco años con RG Corp, se demostraría con este hecho que Santander “no discrimina a las empresas que operan criptomonedas”. 

Estimaron que prueba de ello es que, “si bien ha negado la apertura a algunas empresas que no pueden acreditar el cumplimiento de medidas mínimas, sí ha otorgado a cuentas corrientes a empresas que cumplen con un estándar que, al menos, les permita monitorear los riesgos para que operaciones problemáticas puedan ser detectadas e informadas oportunamente”. 

Los abogados del banco defendieron que “la industria financiera, bancaria y de medios de pago en Chile ha tenido una evolución tecnológica significativa en los últimos años, lo que ha requerido, en algunos casos, que los distintos actores se adapten incorporando tecnologías disruptivas para la entrega de mejores servicios y productos”.

Añadieron que “esta evolución, por cierto, no puede llevarse a cabo a costa de la estabilidad del sistema financiero y de la seguridad de los sistemas de pago”.

El banco planteó que la medida cautelar que solicitó RG Corp de que se abra la cuenta “es peligroso, ya que, si un banco no puede proceder al cierre de cuentas cuando detecta que un cliente realiza de manera sostenida operaciones que califican como sospechosas, entonces, los bancos derechamente no tendrían mecanismos para precaver el lavado de activos y el financiamiento al terrorismo”. 


Noticias Relacionadas con este Artículo