Portabilidad: un 47% mejoró su situación, pero se desaceleran solicitudes

, Internet, Modernización de Empresas, Retail, Tarjetas y Pagos Electrónicos

A un año de su inicio:  Según la Asociación de Bancos, el incremento de las tasas de interés ha sido uno de los factores que han incidido.  Un año cumplió la portabilidad bancaria, entendida como un proceso que permitiría mejorar las condiciones de los clientes de la industria en sus productos al poder optar por mejores ofertas y tasas. Cuando se promulgó, el titular de Hacienda de ese entonces, Ignacio Briones, estimó como universo potencial al 97% de la población adulta en Chile — 13.637.426 personas— que actualmente cuenta con algún producto financiero; 97% de las pequeñas empresas —189.372 entidades—, y el 94% de las microempresas —653.042 firmas— que cuentan con algún producto financiero.

¿Cuál es el balance? Según datos de la Asociación de Bancos (ABIF), al cumplirse un año desde su inicio, se ingresaron 350 mil solicitudes canalizadas por Redbanc. De estas peticiones, 291 mil eran para portarse entre bancos, y 37 mil eran para portarse a un banco desde una institución no bancaria.

Pero quizás lo más relevante es que de estas solicitudes, que corresponden a 168 mil clientes, un total de 79 mil mejoraron su situación (47%), y 24 mil aún están en proceso de evaluación.

Como promedio, la banca había reportado que en torno a un 84% de las solicitudes corresponde a peticiones de portabilidad en dicha industria y, considerando todo el sistema financiero, hay un flujo neto hacia la banca de cerca de un 9% del total de solicitudes.

Respecto del escenario que viene, sin embargo, el flujo de solicitudes ha tendido a desacelerarse, versus, por ejemplo, el primer mes, en que se recibían en torno a 2.900 peticiones diarias en promedio.

Según el gerente general de la Asociación, Luis Opazo, “el proceso se ha caracterizado por una tendencia decreciente y gradual en el número de solicitudes de portabilidad. Esto ha sido consistente con lo esperado, en el sentido de que inicialmente se genera un mayor interés por el proceso en sí”.

Recientemente, en tanto, afirma que “el alza de tasas de interés claramente incide en el menor número de solicitudes. Este último elemento es clave, ya que el alza del costo de financiamiento ha sido especialmente relevante para los créditos hipotecarios, siendo estas operaciones las más solicitadas de portar por los clientes”.

En esta línea, enfatiza que si bien “es importante señalar que las tasas hipotecarias siguen en niveles bajos en términos históricos y en relación con otras economías”, el aumento que se ha observado en “el costo de financiamiento pone de manifiesto los efectos prácticos que se derivan de medidas y políticas que erosionan el mercado de capitales”, concluye.

Cabe señalar que en septiembre la tasa de interés de los hipotecarios cerró en 3,29% promedio, el más alto desde julio de 2018, cuando se ubicó en 3,33%.

Esto, según los expertos y el análisis del Banco Central, responde a las crecientes presiones sobre los precios —el viernes se reportó que la inflación llegó a 5,3% en 12 meses, el nivel más alto desde 2008— como consecuencia tanto de factores externos como internos vinculados a la mayor disponibilidad de liquidez por las ayudas estatales y los retiros desde los fondos de AFP.


Noticias Relacionadas con este Artículo