Nueva clase social será el motor del consumo e impulsará las compras a crédito

, Tarjetas y Pagos Electrónicos

Esta nueva clase emergente ha sido pasada por alto por parte de las compañías a la hora de hacer sus inversiones y estrategias de mercado. Muchas veces son poco valorados e incomprendidos en términos comerciales. “Son virtualmente invisibles como potenciales compradores.

Una nueva clase socioeconómica crece entre las naciones del mundo, con especial énfasis entre los países emergentes. No son ricos y tampoco pertenecen a la clase media. Su ubicación en la escala social está por sobre los pobres. Este nuevo grupo, una clase emergente, se está transformando en uno de los motores del crecimiento del consumo.

De hecho, su consumo consolidado suma más de un billón de dólares (un millón de millones), según un estudio de la consultora internacional Boston Consulting Group (BCG). Estos compradores viven principalmente en Brasil, China e India, pero también están presentes en Africa, Europa Central y del Este, además de otras partes de Asia.

De acuerdo al BCG, esta nueva clase emergente ha sido pasada por alto por parte de las compañías a la hora de hacer sus inversiones y estrategias de mercado. Muchas veces son poco valorados e incomprendidos en términos comerciales. “Son virtualmente invisibles como potenciales compradores”, dice la consultora en su reporte. Sin embargo, si se agruparan como una nación, se convertirían en la décima economía del mundo, en términos de PIB, luego de España, situándose por sobre Brasil, Rusia, India, Corea del Sur y México.

Quiénes son

La clase emergente está compuesta por aquellos que perciben entre US$ 63 y US$ 700 por mes, lo que varía, dice BCG, según cada país. Uno de los autores del estudio, Jôrg Funk, señala que este grupo de personas son aquellas a las “que les sobra plata para gastar después de haber realizado sus gastos esenciales”.

Sin embargo, sus excedentes no son lo suficientemente altos como para que puedan ahorrar o, incluso,
acceder a los bienes durables de una sola vez, por lo que utilizan el crédito como una manera de acceder a refrigeradores, DVD y otros productos.

“El crédito les ha permitido tener grandes consumos. No ahorran, pero el crédito les ha permitido adquirir bienes durables”, dice Rodrigo Rivera, socio de BCG Chile.

Rivera indica que hace 10 ó 15 años Chile no tenía “los millones de plásticos que hay en el mercado, las
casas comerciales han sido bastante exitosas en bancarizar a estos grupos”. Lo que queda demostrado, puntualiza el socio de BCG Chile, en que hoy virtualmente casi todos tienen un celular, impulsado por los prepagos.

El socio de BCG Chile dice que en nuestro país, este segmento está compuesto mayoritariamente por consumidores de los sectores socioeconómicos D, un poco de E y de C3. Estos suman la mitad de los hogares chilenos y su gasto es de un 25% del total.

Sus aspiraciones

“Cada centavo cuenta” para esta clase emergente, acota el reporte de la consultora. Sin embargo, esto no significa que compren productos muy baratos o que se queden con las versiones “B” de los productos. Están interesados en bienes de alta tecnología y, a nivel de consumo regular,prefieren productos de marcas reconocidas, aunque esto signifique que deban racionalizar su uso.

Los consumidores de este nuevo grupo socieconómico valoran la conveniencia, flexibilidad y otros aspectos por los cuales están dispuestos a pagar el precio. Buscan productos que se ajusten a su estilo
de vida y necesidades económicas. Por tal razón, las compañías de celulares, ejemplifica el estudio, deben diseñar productos y servicios que entreguen valores aspiracionales y pragmáticos.

¿Futuro esplendor?

A pesar de que esta clase emergente está cobrando cada vez más fuerza, tiene mucho espacio para lograr avances aún más notables en su condición social. Con el crecimiento sostenido de la economía de cada país podrían pasar al siguiente grupo socioeconómico. Sin embargo, por la naturaleza variable de sus ingresos, es poco predecible cuándo lo harán. “Ellos podrán avanzar a la clase media, la esperanza es que pase eso, ahora cuánto años demorará, esa es la pregunta”, dice Jôrg Funk.


Noticias Relacionadas con este Artículo



Nosotros le podemos ayudar
Etcheberry Consultores

 

Comente este Artículo