China redobla esfuerzos de vigilancia para una internet “civilizada” con “valores socialistas”

, Internet, Modernización de Empresas, Tecnología Personal

El gigante asiático ha emprendido una campaña para controlar las narrativas en línea:  Las pautas del Consejo de Estado y el PCCh regularán la forma en que se produce, publica y difunde el contenido en la web.  Bajo la premisa de promover una internet “civilizada”, China intensificará sus esfuerzos para fortalecer la supervisión en sitios de noticias y plataformas web, alentándolos a promover los valores socialistas fundamentales, según un reporte de la agencia de noticias estatal Xinhua. El plan se enmarca en la cruzada del Partido Comunista de China (PCCh) por controlar los contenidos en línea y afianzar su rol en distintos sectores de la sociedad china.

Las pautas publicadas en conjunto por el PCCh y el Consejo de Estado, citadas por la agencia oficialista, dan nuevas directrices para aumentar y mejorar el control sobre el contenido en línea, y
estipulan que el ciberespacio debe usarse para promover la educación sobre el partido gobernante y sus logros, controlando la ideología, cultura, estándares morales y comportamiento en internet.

La medida insta a adoptar una posición clara contra el “nihilismo histórico”, definido como cualquier intento por cuestionar el rol de liderazgo del partido o la “inevitabilidad del socialismo chino”, acota Reuters. También se llama a promover los buenos valores morales —como la publicidad de casos involucrando a trabajadores modelo—, así como una regulación de la jerga de internet y la asignación de mayores responsabilidades a las plataformas, que deberían regular más la forma de producción, publicación y difusión del contenido en línea, como por ejemplo la transmisión en vivo. Junto a ello se creará un mecanismo nacional de “desacreditación de rumores” con el sitio web estatal “Plataforma conjunta de desacreditación de rumores de internet de China”, lanzado en agosto desde la cada vez más poderosa Administración del Ciberespacio de China (CAC), dice el South China Morning Post. Al mismo tiempo, se aceleraría la formulación, revisión e implementación de leyes como las relativas al ciberdelito y la protección de menores.

Según las directrices, las normas de comportamiento en el ciberespacio deben fortalecerse cultivando la ética y las reglas que se ajusten a los valores fundamentales socialistas, con lo que el gobierno avanzará en su ofensiva en línea para solucionar los “problemas incivilizados”, instando a las plataformas de internet a mejorar la autodisciplina (en especial en el sector del comercio electrónico) y las cuentas administradas por productores de contenidos en redes sociales, que deben calificarse y clasificarse.

“Francamente, China no respeta los DD.HH., especialmente la libertad de expresión, en su control generalizado de internet.  Si bien tienen un artículo sobre la libertad de expresión en la Constitución de la República Popular China, se ignora en gran medida. El gobierno del PCCh siempre es paranoico acerca de la seguridad nacional y regulará las redes sociales con eso en mente”, dice a este diario Michael C. Davis, analista del Wilson Center y exprofesor de Leyes en la Universidad de Hong Kong.

Mayor regulación

Las autoridades chinas han aumentado recientemente sus esfuerzos para controlar las narrativas en línea, decidiendo qué cuenta como verdad en lugar de falsedad , señala el South China Morning Post. Las directrices llegan cuando Beijing intensifica sus esfuerzos para regular la economía digital en auge del país y prevenir lo que considera “la expansión desordenada del capital”, dice el diario, pues en los últimos meses ha dejado caer el martillo regulatorio en temas que incluyen prácticas monopólicas, endurecimiento de la seguridad de los datos y una mejor protección de la privacidad del consumidor.

“El espacio en línea de China es activo y restrictivo”, dice a “El Mercurio” Xiaobo Lü, politólogo experto en política china de la Universidad de Columbia quien describe el ciberespacio del gigante asiático como “una gallina que pone huevos de oro que ningún gobierno racional matará”. “Por otro lado, el gobierno chino nunca dejó de intentar regular internet por razones políticas y comerciales.  No hay duda de que (el Presidente) Xi Jinping está tratando de establecer un modelo chino de gobernanza único. Necesita una reformulación de la legitimidad basada en algo diferente. El orgullo nacional es uno. Pero últimamente parece enfatizar la igualdad a través de la redistribución de la riqueza. Es algo similar al populismo de izquierda de América Latina.
Parece haber obtenido algún apoyo temprano de la sociedad china, aunque aún es difícil juzgar su impacto y recepción a largo plazo. En otras palabras, queda por ver si matará a la gallina de los huevos de oro para conseguir los huevos”, agrega Lü.

Las nuevas pautas se insertan además dentro de una campaña mayor del PCCh por combatir lo que consideran malas influencias para los jóvenes, como los videojuegos, contenido de entretenimiento local y extranjero y grandes tecnológicas, con regulaciones sobre manejo de datos y acceso a plataformas, así como en la educación, donde hace tan solo unas semanas “el  pensamiento  de Xi Jinping», fue incorporado al currículum educativo, con libros escolares sobre la ideología y vida del Presidente, en un intento del partido de aumentar el culto a la personalidad de su líder.

Nuevas narrativas

«Esta es una serie de medidas bajo Xi Jinping para controlar todas las narrativas en todos los medios en China», dice a este diario Stanley Rosen, experto en asuntos chinos de la Universidad del Sur de California.  «Esto se aplica a los clubes de fans de celebridades, el contenido de las películas, los informes sobre multimillonarios de alto perfil, la interacción con los medios occidentales y la recepción de fondos de Occidente, y otros casos similares.  El PCCh desconfía de cualquier celebridad que tenga suficiente poder social para competir con el partido por los corazones y las mentes de la población, especialmente la juventud china, con su adoración de ídolos a estrellas de alto perfil».

Las medidas forman parte de un esfuerzo global del PCCh por consolidar su rol en distintas áreas de la sociedad.  El secretario general del partido ha destacado la necesidad de «avanzar y enriquecer la destacada cultura tradicional china», parte de una «visión a largo plazo para rehacer la cultura y la sociedad chinas», señaló  Zi Yang, analista del programa de China en un artículo del The Jamestown Foundation, un think tank sobre política euroasiática.

Para Rosen, «el viejo adagio de que ‘quienes controlan el pasado controlan el futuro’ es algo a lo que se adhieren Xi y el Partido, y Xi está creando las condiciones ideológicas para su continuación como secretario general del PCCh en un tercer mandato en 2022».


Noticias Relacionadas con este Artículo