Los restaurantes y las empresas emergentes intentan superar a Uber Eats y DoorDash

, Internet, Modernización de Empresas, Retail, Tarjetas y Pagos Electrónicos, Telecomunicaciones

Una plataforma con una gran cantidad de herramientas para ordenar alimentos, junto con algunos restaurantes, están buscando formas de evitar a las grandes aplicaciones de delivery y las elevadas tarifas que cobran.

Aplicaciones como DoorDash y Uber Eats han proporcionado a los restaurantes una avalancha de clientes en la pandemia. Ahora, una plataforma con una gran cantidad de herramientas para ordenar alimentos, junto con algunos restaurantes, están buscando formas de evitar esas aplicaciones y las comisiones que cobran.

DoorDash Inc., Eats de Uber Technologies Inc. y Grubhub Inc. pueden cobrar a los restaurantes hasta el 30% de cada pedido, una parte que muchos propietarios dicen que reduce las ganancias incluso cuando llegan más órdenes.

Una nueva cosecha de servicios promete pedidos en línea a un costo menor para los restaurantes, al permitir que organicen más entregas por sí mismos.

Chipotle Mexican Grill Inc., Shake Shack Inc. y un número creciente de cadenas han reconocido el costo de los pedidos de entrega basados en aplicaciones grandes, y muchos dicen que tienen la intención de abordarlo. Los gobiernos locales desde Nueva York hasta Seattle han impuesto reglas que limitan las tarifas de las aplicaciones de delivery, en un esfuerzo por controlar los costos de los restaurantes mientras la crisis de salud mantiene a la gente en casa.

“El dolor por las comisiones de las aplicaciones no es nuevo … la pandemia simplemente lo exacerbó”, dijo Andrew Wang, fundador de Spread, un sitio web que cobra a los restaurantes US$ 1 por pedido y se comercializa como una alternativa más barata y amigable para los restaurantes que las grandes aplicaciones.

Wang sostuvo que los restaurantes ofrecen a Spread precios más bajos para los artículos del menú. Los restaurantes dicen que suelen marcar en aplicaciones populares para compensar las comisiones que cobran esos servicios.

El delivery es una logística empresarial cara. DoorDash y Uber Eats han recortado sus pérdidas a medida que aumentaron los pedidos, pero aún no han registrado una ganancia anual. Grubhub ha incurrido en nuevas pérdidas, en parte debido a que los límites de comisiones pesaron en sus resultados.

Algunos nuevos jugadores dicen que pueden dirigir suficientes pedidos para que a los restaurantes les convenga organizar sus propias entregas, como lo han hecho las pizzerías y las empresas de comida para llevar, o subcontratar las entregas a un socio. Lyft Inc. ha señalado que está explorando este tipo de asociaciones con restaurantes.

Si estas alternativas pueden acaparar cuota de mercado o generar beneficios, es una cuestión abierta. Los fabricantes de la nueva cosecha de servicios manifiestan que ahorran dinero tanto a los restaurantes como a los consumidores, porque los restaurantes no están marcando los precios del menú para compensar las comisiones y pueden cobrar tarifas de entrega más bajas.

Las ventas de servicios de entrega de alimentos de terceros son más del doble de lo que eran antes de la pandemia y los niveles de demanda se mantienen altos, según un análisis de datos de tarjetas de crédito y débito de Earnest Research. DoorDash, Uber Eats y Grubhub han registrado el mayor crecimiento, así también, las empresas de reparto más pequeñas como Chowbus y Ritual Technologies Inc. registraron aumentos interanuales en diciembre y enero, según muestran los datos.

Long John Silver’s LLC, la cadena de comida rápida de casi 700 unidades, planea introducir un sistema a finales de este año para que los clientes realicen pedidos directamente en el sitio web de la empresa, con la entrega a cargo de un servicio de entrega de terceros.

“No queríamos seguir tratando con estas empresas”, señaló Stephanie Mattingly, directora de marketing de la cadena, sobre las grandes aplicaciones de entrega. “Son el mal necesario para nosotros en este momento”.

Las aplicaciones más grandes dicen que están tomando medidas para ayudar. DoorDash comenzó recientemente a crear sitios web para pequeños restaurantes que permiten a los clientes realizar pedidos directamente en ellos. En lugar de cobrar una comisión, DoorDash cobra a los restaurantes una tarifa fija por entregar los pedidos realizados a través de esos sitios. Los consumidores también suelen pagar a las aplicaciones por el costo de envío. Uber Eats ha iniciado una función similar. Grubhub dijo que está creando aplicaciones para cadenas y ofrecerá servicios similares gratuitos a restaurantes independientes en los próximos meses.

Las tres aplicaciones sostienen que han gastado millones de dólares para apoyar a los pequeños restaurantes a través de subvenciones y promociones gratuitas. DoorDash dijo que renunció a comisiones para restaurantes con cinco o menos establecimientos en los primeros meses de la crisis de salud. Grubhub señaló que suspendió las comisiones para restaurantes independientes durante las primeras semanas de la pandemia. Uber Eats precisó que ha reducido a la mitad las comisiones para los restaurantes que hacen sus propias entregas hasta mediados de este año.

Wang de Spread, quien ayudó a Groupon Inc. a lanzar su servicio de entrega, ha intentado navegar por el creciente sentimiento del consumidor contra las comisiones, diseñando dibujos animados y calcomanías que muestran las desventajas de las prácticas de las aplicaciones más grandes. Ha alentado a los socios de restaurantes a que los empaqueten en pedidos.

La mitad de los 150 restaurantes de Spread hacen sus propias entregas, dijo Wang. Establecen sus propias tarifas de envío para los clientes, a menudo con precios más bajos que los que hay en las grandes aplicaciones para fomentar más pedidos. La empresa con sede en Nueva York trabaja con un socio para completar los otros pedidos.

Fare, un servicio de entrega con sede en Nueva York iniciado por la empresa de catering CaterCow, ofrece a los comensales una selección limitada de restaurantes para ordenar, una jugada para impulsar el volumen. Los restaurantes de Fare entregan ellos mismos, y los propietarios y gerentes se convierten en conductores de reparto. Las entregas se realizan en horarios preestablecidos durante el almuerzo o la cena, lo que ayuda a los restaurantes a mantener bajos los costos.

“No es lo mejor si quiere su comida en los próximos 20 minutos”, dijo el director ejecutivo Sean Li. El servicio es una mejor apuesta para las personas a las que les gusta pedir sus comidas con anticipación, agregó.

Al igual que en Spread, los restaurantes en Fare suelen mostrar precios más bajos para los elementos del menú que en otras aplicaciones, porque Fare no les cobra una comisión. Cobra a los clientes una tarifa de servicio, similar a las grandes aplicaciones; Li dijo que los clientes todavía pagan menos en general de lo que pagarían en aplicaciones como DoorDash y Grubhub.

Fare se ha asociado con alrededor de un centenar de restaurantes desde su lanzamiento en junio del año pasado, explicó Li.

Algunos restaurantes están asumiendo más negocios en línea en un intento de evitar las aplicaciones dominantes del mercado.

Portillo’s Hot Dogs LLC llegó a un acuerdo de entrega con DoorDash en 2017, pero comenzó a dirigir algunos negocios hacia su propia aplicación durante la pandemia. La cadena de 63 unidades puso a algunos trabajadores inactivos en servicio de entrega y comenzó a manejar pedidos para llevar más grandes.

Los conductores llegan a las puertas de los clientes con el uniforme de Portillo y los trabajadores reciben propinas directamente. “Hay un beneficio en controlar toda la experiencia”, afirmó Nick Scarpino, vicepresidente senior de marketing de la empresa del área de Chicago.

Las grandes cadenas de restaurantes pueden negociar mejores comisiones con las aplicaciones de entrega, pero dicen que están sintiendo el impacto de las tarifas de gestión de pedidos.

Chipotle es uno de los restaurantes que presenta nuevos servicios de recogida diseñados como una alternativa a las entregas de terceros. Los clientes pueden aparcar en el restaurante, tocar una aplicación y un empleado lleva el pedido a su coche. El CEO Brian Niccol sostuvo que muchos clientes prefieren recoger su comida ellos mismos. “Es más rápido y, por cierto, puede evitar los gastos de envío”, acotó Niccol en una entrevista este mes.


Noticias Relacionadas con este Artículo



Nosotros le podemos ayudar
Etcheberry Consultores