FNE Demanda a Embotelladora Andina y Coca-Cola Embonor

, Otros

El organismo esgrimió que dichas prácticas han consistido en el otorgamiento de incentivos, tales como descuentos, entrega de equipos de refrigeración y otros aportes, a miembros del canal tradicional de distribución, supeditados a la no publicidad, exhibición y/o venta de bebidas alternativas de bajo costo.

La Fiscalía  Nacional  Económica (FNE), liderada por Felipe Irarrázabal, presentó  ante el Tribunal de Defensa de la Libre Competencia (TDLC) un requerimiento en contra de Embotelladora Andina y Coca-Cola Embonor, empresas ambas con licencia para producir y distribuir productos Coca-Cola en Chile, “líderes absolutas del mercado de bebidas carbonatadas dentro de sus respectivas áreas de  concesión, por prácticas exclusorias en el mercado de la distribución y comercialización de bebidas carbonatadas”.
La FNE esgrimió que dichas prácticas han consistido en el otorgamiento de  incentivos, tales como descuentos, entrega de equipos de  refrigeración  y otros aportes, a miembros del canal tradicional de distribución, esto es, a  almacenes de barrio, botillerías, kioscos, panaderías y similares, supeditados a la no publicidad, exhibición y/o venta de bebidas alternativas de bajo costo -las Marcas B- dentro de sus respectivas áreas de distribución, “lo que ha impedido, retardado y entorpecido su ingreso y crecimiento, disminuyendo artificialmente la competencia y, además, ha terminado  afectando a  los consumidores de segmentos  socioeconómicos  de menores ingresos”.
La anterior estrategia de estas embotelladoras, indicó la FNE, ha sido exitosa, a pesar de que los consumidores piden estas marcas alternativas de bajo costo en estos canales tradicionales, principal fuente de venta de bebidas carbonatadas, generándose barreras de entrada. Andina concentra el 55% de las ventas de Coca-Cola, mientras que Embonor cuenta con el 36%. Al 2010 –sumándole Polar–, engloban el 70,3% del canal tradicional.
En las denominadas B, las principales son Industrial y Comercial Lampa (Mc Cola, ligada a Jacobo y Jack Mubarak), Embotelladora Latinoamericana (de Myriam Lama Jamarne), Embotelladora Castel (de Salvador Cortés) y Embotelladora Llacolén (de Alberto Scuncio y Jurgen Paulmann).  Aparte de Kola Real, Embosur y Sidra Antillanca.
En tanto, la FNE solicitó que se aplique a cada una de las empresas requeridas una multa de 10 mil Unidades Tributarias Anuales  (aproximadamente,  US$  19 millones), y una serie de medidas correctivas y de prevención  específicas, tendientes a evitar el otorgamiento de incentivos para excluir bebidas Marcas B y permitir que éstas puedan ser debidamente publicitadas, exhibidas y comercializadas, procurando inyectar de este modo una mayor competencia en el mercado.

La Historia
Hacia 1998, las marcas de bajo precio (que incluyen a las B o alternativas, y a las propias de supermercados), surgieron en el país ante la baja del poder adquisitivo, asociada a la crisis asiática. La idea de éstas era competir con las tradicionales, y de hecho, alcanzaron un 9,3% de participación de mercado en 2006, lo que fue incluso superior en sus plantas aledañas.
Esta rápida penetración no pasó desapercibida por las requeridas, según la FNE. Así, comenzaron a ejecutar estrategias contra las marcas B, con el fin de limitar su acelerado crecimiento, “valiéndose de sus calidades de distribuidoras y comercializadoras exclusivas en sus áreas geográficas de Coca Cola”.


Noticias Relacionadas con este Artículo



Nosotros le podemos ayudar
Etcheberry Consultores

 

Comente este Artículo