Cotizar digitalmente, sospechar de ofertazos y evitar el clic rápido

, Internet, Modernización de Empresas, Retail, Tarjetas y Pagos Electrónicos, Telecomunicaciones

En 2020, los delitos económicos por internet aumentaron un 10% por las cuarentenas y la necesidad de hacer los trámites en línea. La velocidad con que usamos la web y la capacidad de mutación de los estafadores hacen que las personas y pymes estén propensas a caer en engaños, especialmente en época de vacaciones.Ofertas en redes sociales del último teléfono inteligente hasta un 90% más bajo que el valor de mercado; alertas de bancos que redirigen a webs que piden datos personales; vacaciones gratis sin siquiera haber concursado; arriendos y traslados por inicio de verano demasiado baratos. La estafa es mutante y nadie está libre de ella, sobre todo en pandemia y en contextos claves como el segundo retiro del 10%.

Allí la impulsividad digital a la que estamos acostumbrados, como dar «me gusta», aceptar términos y condiciones sin leer o vincular cuentas de redes sociales a otras apps con un clic hace muy difícil detectar el engaño a tiempo.

Según datos del estudio jurídico Bustos Gómez Abogados, desde que comenzó el confinamiento, los delitos económicos aumentaron un 10%. Un alza que también ha informado la Policía de Investigaciones (PDI) con respecto a los falsos ejecutivos de cuentas que, con sus habilidades para imitar el tono y los procedimientos de validación bancario, logran concretar estafas no solo en personas naturales, sino también en pymes que aprovecharon de reinventarse y que deben estar todo el tiempo realizando trámites digitales.

“Es fácil caer en este tipo de estafas debido a que tanto la apariencia de la web como el proceso de depósito se asemejan mucho a las verdaderas. Por eso es importante evitar el clic y revisar bien los detalles como la ortografía, la dirección web y la información solicitada. Si piden la clave, ya estamos entrando en un terreno peligroso”, nos dijo Andrés Bustos, socio del estudio Bustos Gómez Abogados.

La invitación es a dudar cuando el precio es muy bajo o la oferta muy tentadora al momento de arrendar en otras comunas para salir unos días de descanso. “Lo mejor es cotizar en portales inmobiliarios formales y tal como se haría en el mundo prepandémico, comparar para luego tomar una decisión”, aconseja Bustos.

Junto con lo anterior, hay otras recomendaciones básicas que vale la pena tener en cuenta. “Primero, para compras vía ecommerce, hacerlo solo en locales establecidos, exigiendo la boleta correspondiente al monto de compra. Segundo, y esto es especialmente para las pymes, que la plataforma utilizada para la transacción sea confiable. Y tercero, no transferir dinero antes de ejecutar la compra. Esta es la clave para minimizar el riesgo de ejecución de la estafa, en caso de no ser realizada en plataformas seguras como Webpay”, enumera el experto en delitos económicos.


Noticias Relacionadas con este Artículo



Nosotros le podemos ayudar
Etcheberry Consultores