Solo el 10% de las licencias covid han sido consideradas de origen laboral y autoridad advierte que podrían estar subevaluadas

, Modernización de Empresas, Retail, Tarjetas y Pagos Electrónicos

Titular de la Suseso, Claudio Reyes, dice que hay un riesgo de judicialización. Mientras Fonasa e isapres han emitido casi 692 mil licencias médicas por esta enfermedad, en la salud laboral los permisos llegan a 72 mil.Empresas como Walmart han sido demandas en Estados Unidos por familiares de personas que murieron a causa del covid-19. Los deudos acusan que el contagio de la enfermedad fue de origen laboral. Y en Chile, el superintendente de Seguridad Social, Claudio Reyes, adelanta que el país no se quedaría al margen de este fenómeno.
“Distinguir entre la situación en la que se adoptaron todas las medidas de prevención y se usaron los elementos de protección personal, como en la salud — donde de todas formas se producen contagios y fatalidades—, y aquella situación en la que ha habido imprudencia o, peor aun, dolo, donde no se adoptaron todas las medidas y se arriesgó a las personas. La justicia tendrá que evaluar cada situación en su mérito”, asegura.
Y es que si bien hasta ahora la atención ha estado más bien puesta en la evolución de las licencias médicas de tipo común — las que emiten Fonasa y las isapres—, el efecto de la pandemia sobre la salud laboral adquiere relevancia, tanto por este riesgo de judicialización, como por el retorno de muchas personas al trabajo presencial en el marco del desconfinamiento.
Las cifras de la Superintendencia de Seguridad Social (Suseso) muestran que si en materia de salud común, hasta el 8 de septiembre las isapres y Fonasa habían emitido casi 692 mil licencias médicas electrónicas vinculadas con covid-19 — casos confirmados con examen PCR y contactos estrechos—, la salud laboral ha cursado el equivalente al 10,5% de este total, es decir, 72.920 órdenes de reposo laboral para casos de contagio.
Esta cifra de permisos se descompone en 56.172 para contactos estrechos y 16.748 para casos confirmados como positivos, de los cuales el 18% corresponde a trabajadores del sector salud, los que son superados por los de la construcción que representan el 19,1%, con 10.448 casos. Las estadísticas muestran también que 51 personas calificadas con covid-19 de origen laboral han muerto.
La calificación de una enfermedad como de origen laboral implica que esta será cubierta por las mutuales y el Instituto de Seguridad del Trabajo, que son los organismos que administran el Seguro de Accidentes del Trabajo y Enfermedades Profesionales. Este sistema considera niveles de cobertura mayores para los trabajadores en comparación con la salud común.
Reyes dice que esto, como todo lo relacionado con la pandemia, “es una situación nueva para nosotros” y por eso no puede asegurar si este 10% de casos de covid-19 catalogados como de origen laboral, corresponde a una proporción correcta, considerando el número de personas que han seguido trabajando durante la pandemia. Precisa que, hasta el momento, lo único que sí es claro ante esta cifra es que los contactos estrechos, que son la gran mayoría de estos casos, solo pueden ser establecidos por el Ministerio de Salud —a través de las secretarías regionales ministeriales (Seremi)— en base a las denuncias que recibe y la investigación epidemiológica que puede hacer.
“Eventualmente, los casos de contagio de origen laboral pudieran estar subevaluados por las capacidades que pueden tener las Seremi de Salud para hacer este proceso en cada una de las denuncias que reciben, ya que está fehacientemente establecido por el Ministerio de Salud que solamente ellos pueden calificar la condición de contacto estrecho de origen laboral”, explica Reyes, quien está pronto a completar su segundo período de tres años a la cabeza de la Suseso, cargo para el que no fue renovado, tras completar un ciclo en esta posición.
Añade que en la medida en que se ha ido avanzando en las fases, la trazabilidad se ha complicado, dificultando cada vez más la calificación de los casos de origen laboral “y por eso también podemos decir que en el último tiempo el número de casos de covid-19 de origen laboral que se agregan semanalmente ha ido disminuyendo”.
Hasta el momento, la Suseso ha emitido más de 20 dictámenes vinculados con la emergencia sanitaria. Uno de ellos fue el que establece que los contagios de covid19 de todos los trabajadores de la salud deben ser catalogados como enfermedad laboral, salvo que se demuestre lo contrario. La Suseso evaluó extender esta medida a otras ocupaciones que así lo solicitaron, como los trabajadores de supermercados y farmacias, que consideraban que sus actividades también representaban un alto riesgo de contagio. Sin embargo, el superintendente explica que esto no fue posible porque en ambos casos la trazabilidad es más difusa y la causalidad no resulta tan directa.
“El protocolo de calificación para covid-19 aún está en construcción y esto implica ir aunando los criterios para la calificación como enfermedad profesional”, dice Reyes, y agrega que otra área que será tanto o más difícil de resolver es el tratamiento de los contagios que podrían producirse en los trayectos hacia el trabajo.


Noticias Relacionadas con este Artículo



Nosotros le podemos ayudar
Etcheberry Consultores