Planta de repartidores de apps de delivery aumenta en hasta 60%: sepa cómo trabajar en ellas y cuánto dejan al mes

, Internet, Modernización de Empresas, Retail, Tarjetas y Pagos Electrónicos, Telecomunicaciones

Finanzas personales.Las plataformas de reparto de productos y comida como Rappi o UberEats acusan una importante alza de sus “socios repartidores” en los últimos meses, debido al incremento de las ventas por internet y el mayor desempleo o baja de ingresos por efecto de la pandemia. Todos los servicios permiten enlistarse en línea, previa entrega de antecedentes y datos personales. Y aunque suponen una fuente de trabajo, quienes se emplean en estas aplicaciones aseguran que sirven más bien para complementar renta, y no como única ocupación. Además, los expertos advierten sobre la informalidad de este tipo de trabajo.

En línea con el creciente interés de diversos servicios y empresas por sumarse a la oferta disponible en aplicaciones de delivery en Chile –como Cornershop, Rappi, Pedidos Ya y Uber Eats–, se ha observado también en los últimos meses un explosivo aumento en la planta de repartidores. Y en algunos actores del mercado esta ha crecido en hasta un 60% entre marzo y junio de este año, impulsada netamente por la emergencia sanitaria y el confinamiento social e impacto en la economía, con el cierre de tiendas, crecimiento del comercio electrónico y un mayor desempleo.
Isaac Cañas, gerente general de Rappi Chile, indica que al inicio de la pandemia la cantidad de repartidores que realizaban despachos a través de Rappi se mantuvo estable: cerca de 5.000 se conectaron a la app y realizaron al menos uno en el mes de marzo. Pero, con el pasar de las semanas, han visto un incremento y un mayor interés de parte de miles de personas, tanto en la aplicación para realizar pedidos como en la necesidad de generar ingresos extras. “Durante la cuarentena la cantidad de repartidores inscritos en la aplicación de “SoyRappi” se ha duplicado, y hoy existen cerca de 70.000, quienes pueden decidir cuándo y cómo conectarse”, dice. Actualmente, alrededor de 8.000 repartidores se conectan a la plataforma y realizan al menos un despacho por mes. Esto, por lo tanto, supone un aumento de 60% comparado con los repartidores activos de marzo.
Verónica Jadue, gerenta de Comunicaciones de Uber Chile, afirma que de marzo a junio las inscripciones de nuevos socios repartidores —comparado con igual período del año anterior— aumentaron un 40%, “alineado con el creciente interés de restaurantes por sumarse a la plataforma”. Y agrega que, en promedio, cada mes 18 mil socios repartidores realizan al menos un reparto usando la app de Uber Eats.
Lo cierto es que la aparición de apps de servicios como Uber, Rappi o Cornershop han dado paso a una economía más colaborativa, opina Andrés Cardemil, director de HumanNet Consultores; además de una nueva opción para generar ingresos para los que no tienen un trabajo estable o para complementar renta: “Este tipo de empleo es ideal para quienes no han logrado encontrar uno y que les acomoda más trabajar en un horario flexible y manejar su tiempo libremente, o bien para aquellos individuos que teniendo un trabajo principal buscan una opción para generar dinero extra sin que ello les genere un tope de horario”.
¿Qué hay que hacer para enlistarse? Y aún más importante, ¿cuánto dinero dejan al mes?
Quienes han trabajado con estas plataformas digitales aseguran que aunque son una buena alternativa para salir del paso, es poco probable lograr un sueldo abultado a fin de mes, sobre todo ahora que ha crecido la oferta de repartidores. Por esto, dicen, sirven más bien para complementar renta o ganar algo en plena crisis.

Aportan empleo, pero preocupa la informalidad
Lo cierto es que la irrupción de la economía digital ha impuesto una nueva forma de concebir los mercados en general, y en particular el laboral. Para los expertos, la llegada de multinacionales que funcionan a través de plataformas colaborativas y ofrecen servicios operados por los mismos ciudadanos es positiva para el empleo.
Cecilia Cifuentes, investigadora del Centro de Estudios Financieros del ESE Business School de la U. de los Andes, asegura que estas aplicaciones permiten crear fuentes de trabajo flexibles, razonablemente bien remuneradas, a personas que pierden su empleo, a estudiantes y a adultos mayores, todos quienes de otra forma no tendrían ingresos.
Un punto a favor de estas grandes startups si se tiene en cuenta el deterioro que ha registrado el mercado del trabajo producto de la pandemia. De hecho, en la última medición del INE, correspondiente al trimestre abril-junio de 2020, se observa que la tasa de desocupación llegó a 12,2%, siendo la más alta desde 2010 y con un alza de 4,9 puntos porcentuales en 12 meses.
No obstante, coinciden los expertos, estas plataformas no resuelven el problema del segmento más vulnerable, ya que en muchos casos exigen capital del trabajador (como ser dueño de un medio de transporte) y, además, un cierto nivel de destrezas digitales.
Pero también son empleos informales. Por eso, los especialistas llaman a tomar las medidas necesarias para formalizarlos. Lo bueno, dice Cifuentes, es que la misma tecnología permite que esto sea factible, ya que el trámite a realizar es muy simple y se puede cotizar por vía electrónica: “Una persona que cotiza (y lo puede hacer cualquier trabajador, formal o informal) tiene derecho a seguridad social —salud, previsión, seguro de desempleo y subsidio parental—, por lo que aunque significa un menor sueldo líquido, los beneficios compensan con creces ese costo”.
Sin embargo, existe poca conciencia sobre los beneficios de cotizar, y por eso es importante la educación previsional, agrega la economista.

 

Sobre 18 años, medio de transporte y celular, entre los requisitos
Con cerca de cinco años operando, Cornershop ha sido una revelación para la economía digital y tradicional. No es solo un éxito en términos del negocio, es una atractiva fuente de trabajo. Erich, 23 años y estudiante universitario, se enlistó en la app hace algunos meses para trabajar después de clases, y asegura que ha logrado ganar $165 mil semanales, haciendo compras seis días a la semana desde las 14:00 horas en adelante.
Para inscribirse, hay que entregar los datos personales en la página web (cédula de identidad, licencia de conducir), y así luego ser llamado a una entrevista personal. Tras tomar una foto y entregar los datos del vehículo que se usará para hacer los despachos, la aprobación demora un par de días. “Si quedas, tienes que ir a buscar la polera, la tarjeta de crédito para las compras, las bolsas y cajas, luego bajar la app de shopper en tu celular y empezar a tomar pedidos”, dice Erich, quien agrega que mientras más grande y lejos sea la solicitud, más ganará. “Además, hay incentivos; si haces, por ejemplo, 30 pedidos en una semana, te dan un bono de $100 mil”, revela
Desde Cornershop explican que lo que gane un shopper dependerá de cuántas horas y días de la semana se conecte. “Pero, por lo general, puede llegar a ganar hasta $550 mil al mes”, dicen desde la firma.
Agregan que las condiciones de reclutamiento no han variado desde que partió la pandemia. “Sin embargo, por el covid-19 hemos seguido las recomendaciones de las entidades sanitarias, lo que nos ha obligado a no permitir que trabajen personas mayores de 65 años, debido al mayor riesgo que puede presentar para su salud este virus. Hemos implementado procedimientos obligatorios que aportan a mantener la seguridad tanto de clientes como de shoppers y tiendas. Es por eso que desde la compra hasta la entrega final el protocolo evita cualquier contacto físico entre un shopper y terceros”, precisan en la firma.
PedidosYa fue una de las primeras plataformas que se instalaron en Chile — es de origen uruguayo— para reparto de comida a domicilio autónomo de cada restaurante. Para ser repartidor se requiere tener más de 18 años y poseer un medio de transporte como moto o bicicleta, y licencia clase C (SOAP) en caso de que corresponda, junto con tener un celular para recibir los pedidos, y disponer del certificado de antecedentes penales y hoja de vida de conductor (en caso de moto).
Tras una reunión grupal y entrevista, la persona debe descargar la app de repartidor y comenzar a recibir pedidos. Según la firma, se puede ganar sobre $3.000 la hora, más propinas.
En UberEats, en tanto, los requisitos varían de acuerdo al modo en que el repartidor hará sus entregas: en bicicleta (cédula de identidad, certificado de antecedentes penales sin anotaciones y vigente, y tener al menos 18 años de edad); en moto (licencia de conducir clase C), permiso de circulación, certificado de antecedentes penales vigente sin anotaciones y tener al menos 18 años); en auto (licencia de conducir, permiso de circulación, certificado de antecedentes penales vigente sin anotaciones y tener al menos 21 años).
¿Las ganancias? Entre $1.200 y $3.000 por pedido, sin incluir la propina, sostienen en la compañía.
Debido al covid-19, Uber Eats precisa que han mantenido los requisitos de quienes se inscriben en la plataforma para hacer repartos, aunque desde abril implementaron una nueva tecnología a través de la cual los “socios repartidores”, para poder conectarse a la app, deben verificar mediante una selfie que están usando mascarilla y confirmar que están aplicando las guías de salud y seguridad correspondientes, como limpieza regular de manos, sanitización de vehículos y mochilas, y uso de elementos de protección.
En Rappi para inscribirse como repartidor es necesario contar con un celular con datos móviles y sistema operativo Android, descargar la app “SoyRappi”, ser mayor de edad y decidir con qué medio de transporte se realizarán los pedidos. “Todos los repartidores deberán contar con cédula chilena temporal o definitiva, licencia de conducir acorde al medio de transporte en que se registren y permiso de circulación si corresponde. Una vez que el repartidor activa su cuenta puede decidir cuándo y cómo conectarse”, señala Cañas.
Adicionalmente y acorde con las exigencias de la autoridad sanitaria, y mientras se mantengan las medidas de restricción por la pandemia, el repartidor deberá solicitar mediante un formulario especialmente dispuesto para ello (que Rappi pide en su nombre) el permiso único colectivo a través de Comisaría Virtual.
La ganancia por pedido puede ir desde los $1.200, más propina, dicen.

Transporte colaborativo y comisiones de entre 20% y 25%
La pandemia afecta al transporte en general —millones de chilenos se han quedado en casa— y plataformas como Uber, Didi, Beat y Cabify también resienten esta menor demanda, aunque se espera que el negocio comience a recuperarse a medida que avanza el plan de desconfinamiento. Con ese escenario a la vista, más el desempleo y/o caída de ingresos, se espera que aumenten los conductores de estas apps.
Hernán es Uber hace cuatro años y asegura que en ese tiempo se podía vivir con las garantías, bonos y tarifas que daba a los conductores la firma, pero “ahora es imposible, dado que han bajado mucho las tarifas por la competencia. Hoy solo sirve para complementar renta”, dice.
¿Las condiciones para ser Uber? Tener mínimo 21 años, presentar un certificado de antecedentes impecable, licencia de conducir clase B o A, vehículo y permiso de circulación al día, además de cuenta bancaria y teléfono móvil. Por carrera, la empresa cobra un 25% del total. Por ejemplo, si un conductor hiciera 10 carreras al día de $3.500 cada una, su ganancia diaria será de $26.250. A eso hay que descontar el combustible.
Cabify tiene una comisión de 25% del total del viaje. Según su sitio web, entre los requisitos están tener al menos 21 años, licencia de conducir clase B y antigüedad mínima de esta de un año, un auto, permiso de circulación vigente, certificado de antecedentes, hoja de vida del conductor, carnet de identidad y permiso del Ministerio de Transportes en caso de estar en la categoría “Lite Corp” o “Group Corp”, con vehículos como los SUV que prestan servicio de transporte privado remunerado de pasajeros.
En Didi la comisión es de 20% del total. Para enlistarse es necesario tener 21 años, cédula de identidad, licencia de conducir (clase B o A), permiso de circulación vigente, un vehículo de 2011 en adelante con seguro obligatorio vigente, y certificado de antecedentes actualizado.
Beat también cobra 20% del viaje, y entre los requisitos para ser conductor están tener mínimo 18 años, licencia de conducir, certificado de antecedentes “limpio» y actualizado, permiso de circulación vigente, con revisión técnica y SOAP al día, y un auto con una antigüedad no mayor a 10 años para el servicio Beat clásico.


Noticias Relacionadas con este Artículo