Pedro Pineda, CEO de Fintual: “La gente ha sido maltratada muchos años por el sistema económico”

, Internet, Modernización de Empresas, Tarjetas y Pagos Electrónicos, Telecomunicaciones

Esta fintech busca revolucionar a una industria financiera que tiene la imagen muy afectada durante esta crisis social.Tiene 36 años, es presidente ejecutivo de uno de los más exitosos emprendimientos financieros chilenos y tiene los títulos universitarios de ingeniero civil industrial, astrónomo y geofísico. Estudió y sacó las tres carreras al mismo tiempo, en la Universidad de Chile.

—¿Cómo es eso posible?
—Sacándome muchos cuatros.

Pedro Pineda es el CEO de Fintual, la start-up que podría transformarse en el primer banco 100% digital de Chile. Brasil tiene NuBank y Pagseguro, mientras que Argentina tiene Prisma y MercadoPago. Todos emulan servicios de los bancos con tecnología, y les han ido poco a poco quitándole un trozo de mercado.
Fintual es, legalmente, una administradora general de fondos, pero con giro digital. No posee ninguna oficina física para clientes. Tiene casi todo automatizado y cuenta con un sistema que permite invertir en fondos internacionales en tres pasos, con un ticket promedio de $4.755.473 y una edad promedio de sus clientes de 36 años para mujeres y 34 años para hombres.
En ellos invierte “Y Combinator”, la famosa incubadora de Silicon Valley de la que salieron Airbnb y Dropbox.
Pero trabajan con cuidado y tratando de mejorar lo que a la gente no le gusta de la banca, ya que Pineda sabe que el sector financiero ha sido uno de los principales blancos de críticas y vandalismo durante la crisis social que afecta hoy al país.

—¿Por qué no hay un banco 100% digital en Chile?
—Porque las start-up que podrían serlo no se han lanzado. Es una cosa de tiempo, de madurez del mercado, pero se terminará dando. Los bancos normales van a intentar transformarse en 100% digitales, se van a tomar años, pero no creo que lo logren. Sólo una start-up lo puede hacer desde cero.

—¿Cuál es el camino para transformarse en el primer banco digital?
—Nuestro plan es lanzar el próximo año una tarjeta que esté conectada a las inversiones de la persona. Que gastes y lo demás se invierta. Puedes ir emulando diversas funciones de un banco sin tener licencia de banco. Puedes tener una AGF, una licencia de prepago y prestar esos servicios.

—Si lanzan una tarjeta de débito, ¿van a competir con la Cuenta Rut?
—La Cuenta Rut tiene muchas cosas que pueden mejorar: tiene muchos costos y cosas que se pueden hacer más barato. Pero suena un poco presumido decir que le vamos a competir. Primero, queremos tener una tarjeta que sea lo más simple posible, que me ayude a pagar, que me explique paso a paso cuánto me cobran por las cosas, que me avise automáticamente qué tengo que pagar para que no me pongan multas.

La “contingencia”

—En estos días de crisis social, los bancos han sido un constante blanco de vandalismo ¿Por qué crees que pasa eso? ¿Te preocupa que el sector financiero tenga una mala imagen?
—La gente ha sido maltratada por muchos años por el sistema económico y político, entonces es un poco desconfiada de las instituciones como los bancos. Para revertir eso, tienes que ser lo más transparente posible. Tienes que ser radicalmente transparente. Tienes que hacer un trabajo adicional por explicarle a la gente lo que estás haciendo, lo que está pasando con su banco.

—¿Y eso cómo se logra?
—Con tecnología. La tecnología hace más fácil transparentar tus procesos, ya que te permite acceder fácilmente a la información y enviarla o replicarla. Si una autoridad viene y me pide un documento, yo con dos clicks tengo acceso a todo, y no es como un banco que le dice ‘espéreme dos semanas para buscar la carpeta’.

—¿Cuál es un ejemplo específico de cómo usan la tecnología para ser más transparentes con sus clientes?
—Por ejemplo, en estas semanas volátiles, todos los días estamos creando textos que enviamos a nuestros clientes como una conversación que te explica qué pasa y cómo afecta las inversiones. La gente cree que es una persona de verdad la que les habla, pero es todo un sistema automatizado. Tenemos 6 mil clientes y somos 25 personas. Sin tecnología no podríamos hacerlo.

—La confianza es lo más importante en el rubro financiero. ¿Cómo lograron, al principio, cuando nadie los conocía, que la gente les pasara la plata?
—Incluso hoy, la gente mete plata y la saca a la semana solo para ver si puede, si somos seguros. Cuando empezamos, decidimos darle a un nicho: un joven de 32 años, ingeniero en computación, que viera y entendiera que nuestro sistema era bueno e hiciera correr la voz.


Noticias Relacionadas con este Artículo



Nosotros le podemos ayudar
Etcheberry Consultores