“Los permisos de aperturas de compañías, o de inversión, son bastante expeditos en Perú, más que en Chile”

, Internet, Modernización de Empresas, Retail, Tarjetas y Pagos Electrónicos, Telecomunicaciones

Eugenio von Chrismar, gerente general BCI. Tras comprar su tercer banco en Florida e instalar la marca BCI en Perú, los planes son seguir creciendo y transformando la forma de hacer banco, dice su máximo ejecutivo. Además, dispara con todo contra cómo está quedando el proyecto de ley de fraudes bancarios.“ El mercado de medios de pago es muy competitivo, y hay actores financieros y no financieros que están entrando con fuerza. Vamos a salir a buscar comercios, pero con una oferta de valor distinta”.

Le ha tocado viajar harto a Eugenio von Chrismar este año. El gerente general del BCI estuvo hace poco en Miami y Perú cerrando la compra del tercer banco del conglomerado chileno en el estado de Florida en Estados Unidos, y apostando por abrir una filial bancaria en Lima para atender al segmento corporativo.
Y es que, desde que asumió en 2015, Von Chrismar (ingeniero civil de la Universidad de Santiago, con estudios en Harvard y la London Business School) se ha trazado dos tareas: internacionalizar el banco y transformarlo. De allí que sellara su arribo definitivo a Florida, Estados Unidos, comprando primero el City National Bank en US$ 900 millones en 2015, luego el año pasado el TotalBank en US$ 528 millones y a fines de septiembre, el Executive National Bank en otros US$ 75 millones. Antes tenían una oficina de representación. Además, destinarán US$ 60 millones para abrir una oficina en Perú, luego de obtener las aprobaciones.
“Estamos en el mercado de Florida hace 20 años. En dos semanas haremos una celebración con los clientes de BCI Miami Branch para celebrarlo. Es un mercado que conocemos y nos gusta mucho. Es el cuarto Estado más importante de Estados Unidos en depósitos, nos hemos sentido cómodos y cuando compramos el City National Bank empezamos a tener tasas de crecimiento de 20% anual y empezaron a aparecer interesados en ver la posibilidad de que City National Bank comprara otros bancos. En ese proceso hemos estado mucho tiempo, que nos ofrecen cosas, cosas que nos gustan, cosas que no”, cuenta Von Chrismar, sentado en el piso 17 de las oficinas corporativas del banco en El Golf.
Hoy son el segundo banco más grande basado en el Estado de Florida —Estado que es tres veces el PIB de Chile—, US$ 16 mil millones de activos, cerca de 35 mil a 40 mil clientes orientados a medianas empresas y banca preferencial, todo lo cual representa el 28,5% de los activos totales de BCI.
“Hay espacio para seguir creciendo, tomar presencia en algunos estados dentro de la misma Florida. Por el momento no otro Estado. Siempre nos están ofreciendo”, confidencia el ejecutivo.

—¿Por qué incursionan en Perú?
“Estamos hace 20 años, partimos como una sociedad con Banco de Crédito del Perú (del Grupo Romero), que se llamaba Financiera Asunción, que fue bastante exitosa. Hemos establecido buenas relaciones con empresas peruanas. En Perú, las cifras son impresionantes, hay 450 compañías chilenas establecidas; está teniendo mucha inversión de Chile, yo creo porque las condiciones se dan, es fácil invertir en Perú. Es más fácil que invertir en otros países de la región. Es una economía a pesar de los problemas políticos que han tenido, que ha estado estable creciendo sobre el 3%, inflación controlada, tipo de cambio en los últimos 15 años parejo, déficit fiscal bien, Banco Central autónomo, la superintendencia es sólida. Nos interesa ser un brazo de nuestros clientes en Perú y Florida”.

—¿Cuál es el plan en Perú?
“Tener una filial bancaria, que esté orientada en un porcentaje altísimo a atender a las empresas chilenas, apoyarlas en comercio exterior. En Perú nos sentimos cómodos, las autoridades nos conocen, conocemos a los principales empresarios, y hay espacio para tener un porcentaje chico del mercado y podemos ser exitosos».

—¿A eso aspiran, a un porcentaje chico, a un banco de nicho?
“Sí, un banco de nicho, pero principal para las empresas chilenas”.

—¿No están pensando comprar otro banco?
“Por el momento, no. Lo que queremos es ir paso por paso. Si nos va mucho mejor que lo esperado, vamos a pensar de manera distinta”.

—Dice que es más fácil invertir en Perú que en otros países. ¿Esos otros países incluye a Chile, por ejemplo?
“Lo que hemos visto nosotros de lo que opinan empresarios es que los permisos de aperturas de compañías, o de inversión, son bastante expeditos en Perú, más que en Chile. Sobre todo en el sector minero, infraestructura, energía, en Perú es muy efectivo, mucho más rápido en las licencias que lo que somos nosotros en el mercado chileno. Yo sé que el gobierno chileno está trabajando en eso fuertemente, pero las inversiones en energía, en minería, toman a veces uno, dos o tres años. Y eso, obviamente, para la inversión”.

—¿En Chile están haciendo algo inorgánicamente, o todo el crecimiento va a ser orgánico?
“No hemos visto nada inorgánico, sí estamos trabajando de forma orgánica. Si aparece una oportunidad dentro del mercado chileno, que hay pocas, obviamente vamos a estar dispuestos a verla”.

—Ustedes han dicho que están interesados en entrar a Colombia. ¿Tiene algún avance eso?
“De momento no. Vamos a reforzar nuestra presencia en Estados Unidos y también en Perú, y en Chile, donde tenemos varios proyectos”.

Ecosistema de pagos: “El mercado da para tres o cuatro adquirentes en Chile”

—Se asociaron con EVO Payments, que es una de las principales empresas del mundo en adquirencia. ¿Cuál es el paso siguiente?
“El paso es que la CMF nos autorice, estamos en trámite con ellos. Y después, dar un servicio a todo el comercio. EVO Payments tiene innovaciones muy potentes, y nosotros como empresa chilena necesitamos estar con los mejores. El mercado de medios de pago es muy competitivo, y hay actores financieros y no financieros que están entrando con fuerza. Vamos a salir a buscar comercios, pero con una oferta de valor distinta”.

—¿Pero qué harán para diferenciarse?, porque el Santander, el Banco Estado, hasta Transbank, todos están ofreciendo afiliar comercios con una “oferta de valor distinta”.
“Generar valor. Nosotros vamos a seguir en Transbank como socios, ellos van a tener que seguir compitiendo con su oferta de valor, que va a ir mejorando con el tiempo. Efectivamente, Santander salió, Banco Estado está por el lado, pero por eso mismo, porque el Gobierno está incentivando el modelo de cuatro partes».

—¿Pero a qué comercio le van a apuntar?
“En Chile el potencial es grande. Hay del orden de 500 mil que se podrían incorporar, y hoy se atienden cerca de 200 mil. Todavía no hemos definido la estrategia”.

—¿Tiene sentido que siga existiendo Transbank tal como lo conocemos hoy?
“Transbank, según lo que me informó su presidente, está trabajando en eficientar la compañía y ser más competitivo incorporando más productos y servicios. El mercado da para tres o cuatro adquirentes en Chile”.

Ley antifraudes: “No existe en ninguna parte del mundo una cuestión como la que se está intentando acá”

—¿Qué le parece como está quedando el proyecto de ley antifraudes?
“Creo que no hemos sido tan efectivos, la Asociación de Bancos ni nosotros los bancos, en comunicar a las autoridades qué significa esto. Lo que está saliendo no tiene nada que ver con lo que hemos hablado. Esta ley lo que produce es más fraude, porque los únicos responsables son los bancos. Dentro de un medio donde participa el comercio, nuestros clientes, y los bancos, y los robos son hechos por delincuentes que van a ver que los únicos responsables son los bancos, lo que va a pasar es que la gente va a tender a preocuparse mucho menos de sus claves, de con quién está haciendo los negocios”.

—¿Cómo complica este último cambio de tener que demostrar culpa grave en vez de leve?
“Va a ser imposible probar. Van a salir más caros los abogados… Aquí lo que tiene que pasar es que haya responsabilidad también del comercio, porque también puede ser interceptado, de los reguladores y también de los clientes y los bancos. Los bancos siempre hemos pagado cuando hemos tenido la culpa, siempre. Si los bancos empiezan a perder plata, van a aumentar los gastos o vamos a empezar a desbancarizar. No existe en ninguna parte del mundo una cuestión como la que se está intentando acá”.

—Pero siempre que hay un proyecto que regula a los bancos se amenaza con un aumento de la desbancarización…
“No, lo que sucede es que cuando tienes que aumentar precio, ¿qué es lo que pasa cuando tienes que aumentar precio? Al final, toda la regulación que viene encima, Basilea III y las provisiones han significado mucho más capital. Los bancos tienen que ser sólidos. Nosotros no queremos tener guerra con nuestros clientes, pero si el cliente cometió un error, que en cometió un error, que en muchos casos nosotros lo hemos pagado, pero si esto se empieza a multiplicar, imagínate qué va a pasar…”.

—¿Qué va a pasar?
“Obviamente, va a afectar fuertemente los resultados, y vamos a tener que tomar decisiones distintas en términos de a qué tipo de clientes les está pasando. No sabemos qué va pasar, lo que sí sabemos es que va a aumentar el fraude”.

—¿Ve irresponsabilidad política o populismo en este proyecto?
“Pareciera que no ven que va a aumentar el fraude. Y al parecer vieron un problema más grave de lo que era, este no era un tema. En general, mucho se está basando en tratar de darle lo mejor a la gente, pero también en este caso es peor”.

 


Noticias Relacionadas con este Artículo



Nosotros le podemos ayudar
Etcheberry Consultores