Sistema notarial y registral

, Internet, Modernización de Empresas, Tarjetas y Pagos Electrónicos

Señor Director: En una edición anterior, Eduardo Engel incurre en serias omisiones sobre el sistema notarial y registral. Aunque el estudio de la Fiscalía Nacional Económica (FNE) resulta ser su informe de referencia, nada dice sobre el reconocimiento que hace la FNE a nuestro rol.“Ha funcionado de manera efectiva en entregar seguridad jurídica a las personas” y “han tenido un rol relevante para el ordenamiento jurídico y para la economía nacional”.

Sin mencionar el trámite, asevera que “uno” que cuesta hoy $60.000, tendrá un valor de $3.000 si se aprueba la reforma. Habría sido positivo que igual reflexión hubiese realizado cuando aumentó el precio del alzamiento de prenda de $3.500 en el sistema registral a $39.000 en el Registro Civil.
Incurriendo en el error de hablar de “mercado” y de “monopolio” notarial, omite el ahorro que genera el sistema a las personas y al Estado. De no existir nuestra actuación, la ciudadanía enfrentaría muchos litigios, con el alto costo en tiempo y dinero que ello significa. Si el 12% de nuestras actuaciones terminaran en juicio, en un año las personas gastarían más de US$ 250 millones, y el Estado, más de US$ 600 millones. Cabe recordar, también, nuestro rol en las elecciones, lo que evita al Estado un gasto superior a $800 millones en cada evento.
Una omisión importante es desconocer nuestro acuerdo en la creación del Fedatario Público y de más notarías para aumentar la cobertura del servicio. El problema es el Fedatario Privado. Estos últimos no se instalarán en sectores con escasa actividad comercial; serán abogados que ejercerán la profesión, con el conflicto de interés de poder acreditar hechos y preconstituir pruebas, como ministros de fe. Además, ocasionarán un perjuicio fiscal al autorizar documentos afectos a impuestos sin obligación de vigilar su pago, y al no poder ser fiscalizados quedarán al servicio de los intereses económicos que los contraten.
Hay cosas por mejorar, pero no se puede fracturar un activo jurídico que da plena seguridad a todos los actores.

ALFREDO MARTIN ILLANES
Vicepresidente Asociación Nacional de Notarios, Conservadores y Archiveros Judiciales

 


Noticias Relacionadas con este Artículo



Nosotros le podemos ayudar
Etcheberry Consultores