Quiebre en la Asech

, Modernización de Empresas, Otros, Pequeñas Empresas

Renunciaron cuatro de 10 directores. No alcanzaron a cumplir un año. En octubre del año pasado, los socios de la Asociación de Emprendedores de Chile (Asech) renovaron a la mitad de su directorio. Mediante un sistema electrónico, emitieron casi 2 mil votos para elegir a Beatriz Correa, Gina Ocqueteau, Carmen Luz Assadi, Mauricio Russo y Diego Fleischmann. Pero estos tres últimos, más otro miembro de la mesa más antiguo, Tomás Sánchez, decidieron irse del directorio.
Carmen Luz Assadi es dueña de la agencia de comunicaciones E-Press; Mauricio Russo, socio del retail Casa & Ideas; Tomás Sánchez, cofundador de la red social AlmaSuite; y Diego Fleischmann, socio de la aseguradora Avla, quien era tesorero de Asech y fue el primero en dimitir el 22 de mayo.
En concreto, los cuatro concluyeron que la entidad gremial, fundada en 2011 entre otros por Nicolás Shea, Marcelo Guital y Juan Pablo Swett, no estaba cumpliendo como debía la misión para la que fue creada: “Inspirar y motivar con nuestra causa —hacer de Chile el mejor país para emprender— a todos los actores de la economía, incluso a aquellos que tienen una visión opuesta.Ser un puente que une al país y un referente de las ideas del futuro”, según dice su página web.
La Asech, que tiene 32 mil socios pero donde solo 2 mil pagan cuotas por lo que tienen derecho a voto, “tiene problemas de gobernanza y de falta de estrategia”, reclama Tomás Sánchez, quien llegó hace tres años a la mesa directiva y que desde ese momento detectó las dificultades. “Uno entiende cuando entra que es un gremio nuevo, que está en formación, y uno espera que tras tres años, se hagan los cambios para que esos temas mejoren. Pero esos cambios no se ejecutaron”.
Fleischmann, el primero en dimitir, coincide con Sánchez en el diagnóstico. Siente que hay fallas en el gobierno corporativo y en la administración. “La Asech es una asociación gremial que representa a 32 mil socios y se debe gobernar como una entidad de ese tamaño y no como un grupo de emprendedores amigos. Debe ponerse pantalones largos”, explica.
Coincide con los otros renunciados en la necesidad de una mayor formalidad en la toma de decisiones: “No puede haber decisiones relevantes que no pasen por el directorio”. Reclama, en ese sentido, la necesidad de que existan mesas técnicas para una discusión más profunda de los temas, sobre todo de políticas públicas, de manera de contar con una voz más fundada al exterior. Para ello, también cree necesario que existan más voces públicas más allá de la presidenta para temas específicos. A esto se agrega el hecho de que algunos de los consultados admitieron que existe una percepción de que la Asech parece “una Sofofa Light”, que está supeditada a los temas que los grandes gremios imponen y que además se percibe como demasiado oficialista, aunque niegan que el gremio haya caído en eso.

Dura respuesta
La mesa de la agrupación envió una dura respuesta a la salida de sus ahora exmiembros. “Existieron directores (…) que enfrentaron el trabajo con menos colaboración y en forma más conservadora de lo que hasta ahora nos había inspirado como organización. Esas diferencias fueron las que originaron su salida”.
“Tenemos la convicción de que las cosas se hacen en trabajo en equipo, unidos con otros emprendedores y otros gremios que también representen a los pequeños. (…) La diferencia entre la estrategia, visión y valores no es posible confundirla con problemas en gestión. La estrategia fue aprobada por el directorio en pleno y fueron gatilladas por el choque de una visión más conservadora contra una más colaboradora, liberal e innovadora y que cree que se trabaja en conjunto con gremios pequeños”, agregó.

Mauricio Russo, socio de Casa & Ideas: “Los liderazgos no se pasan a llevar”

—¿Por qué renuncia?
—Había temas de gobierno corporativo que si bien expuse en varias ocasiones, no vi que hubiera espacio para avanzar en mejoras. Me di cuenta que no es una organización en la que sintiera que podía apoyar y generar un real cambio, como me había propuesto.

—¿La Asech se había vuelto irrelevante en la discusión de políticas públicas?
—Eso es relativo. Siempre se puede hacer más. El esfuerzo debía estar por la influencia en políticas públicas y por supuesto, en el apoyo en terreno a los emprendedores.

—¿Se transformó en una agrupación demasiado personalista en torno a Alejandra Mustakis?
—Alejandra es una tremenda figura para la Asech, sin embargo, es sano pensar en un siguiente nivel, complementando su atracción y capacidad de diálogo con mayor consistencia en el discurso y las propuestas.

—¿Debe potenciar otros liderazgos al interior?
—Los Consejeros regionales deben tener el apoyo y el espacio para difundir sus iniciativas, para constituirse en líderes de sus zonas en temas de emprendimiento. Dentro del directorio había talentos, especialidades y capacidades con buena consistencia para liderar, convocar y dar buenas peleas. Los liderazgos en un gremio emprendedor se deben acoger, respetar y potenciar, no hay que pasarlos a llevar.

—¿Qué nuevas peleas debiera dar hoy la Asech?
—Auto desafiarse a madurar. Tiene que pasar a un siguiente nivel en la discusión pública, en inteligencia del discurso, en la capacidad de convocatoria de nuevos socios, y en la acogida de ideas nuevas, profesionales y de experiencia multidisciplinaria.

 


Noticias Relacionadas con este Artículo



Nosotros le podemos ayudar
Etcheberry Consultores