Los nuevos proyectos de los exdueños de Paperless

, Internet, Modernización de Empresas, Retail, Telecomunicaciones

A fines de 2017 Pedro Cabezón y Pablo Vicuña vendieron su emprendimiento a una gigante estadounidense. Con parte de los fondos crearon Beagle Ventures que hace un mes realizó sus dos primeras inversiones.Pedro Cabezón y Pablo Vicuña se conocieron por la navegación. Ambos son fanáticos de este deporte y desde la universidad se topaban en las playas de Algarrobo compitiendo en J24. Por eso, tras la venta de su empresa Paperless a fines de 2017 a la gigante estadounidense Sovos (líder en software de reportes de impuestos), bautizaron su nuevo emprendimiento como Beagle Ventures.
Y en línea con la travesía que hiciera el famoso barco de ese nombre que llevó a Charles Darwin en su exploración por Latinoamérica, ambos socios armaron este proyecto con la idea de volver a emprender, pero esta vez de una manera distinta, en proyectos con potencial de crecimiento en la región.
Así, Beagle Ventures tiene dos áreas de negocio. La primera con foco en crear nuevas empresas desde cero –lo que en EEUU llaman Company Building-, de la mano de un socio gestor para cada proyecto. “Hay millones de ejecutivos que tienen habilidades, muchas ganas y que nos pueden ayudar a empujar y hacerse cargo de los distintos proyectos”, apunta el ingeniero comercial de la UC Pablo Vicuña (47 años, 3 hijos).
Para esto ya están trabajando en tres proyectos de servicios tecnológicos: uno para la industria logística, otro para el mundo inmobiliario y el tercero asociado al conocimiento del consumidor. Y tienen muchas ideas más que les gustaría concretar, como una que hace años ronda en la cabeza del ingeniero civil de la UC y MBA del MIT Pedro Cabezón (50 años, 4 hijos), respecto de crear un intermediario o broker de energía, que permita comprarle directamente a las generadoras sin pasar por las distribuidoras.
La segunda área de negocio consta de dos fondos de inversión. El primero, Beagle 1, es un fondo de venture capital o “de capital de emprendimiento” como prefieren llamarlo –el nombre capital de riesgo, aseguran, no es una buena traducción de venture- de US$ 8 millones (80% aportados por Cabezón y Vicuña) y que hace dos semanas concretó su primera inversión. Pusieron US$ 1,5 millones a Rankmi, emprendimiento de Desarrollo Organizacional que lidera Enrique Besa, y que cumple con las características de lo que andan buscando: empresas de servicios recurrentes –ventas con facturación mensual- basadas en tecnología y escalables a Latinoamérica.
El segundo fondo aún no está constituido como tal, pero apunta a proyectos en etapas más tempranas, que están probando su “tracción y la aceptación del producto”. Hace un mes aportaron a Preview, un emprendimiento inglés que se lanzará en noviembre durante la feria de Turín, Artissima. Es una plataforma que conecta a coleccionistas de arte, y que será liderada por tres emprendedores “atómicos”, dice Pedro Cabezón. Uno de ellos es excurador de arte del grupo Cisneros y actual curador de la bienal de Sao Paulo y de Venecia.
“Venimos del mundo del emprendedor. Nos caímos y la idea es traspasar lo que aprendimos”, concluye Cabezón, quien también es miembro del G100, un grupo de empresarios que apoya a la Asech para promover el emprendimiento.


Noticias Relacionadas con este Artículo



Nosotros le podemos ayudar
Etcheberry Consultores