El boom del comercio ambulante virtual

, Internet, Retail, Tarjetas y Pagos Electrónicos, Telecomunicaciones

Las ventas formales del comercio ya suman 10 meses de descenso consecutivo, mientras las ventas virtuales informales van en alza.Ropa, zapatos, perfumes y joyas, la oferta de productos por internet más allá de los sitios formales va en ascenso en páginas como Facebook, Instagram, y las redes sociales, mientras las ventas del comercio suman 10 meses consecutivos de caídas, según las cifras de la Cámara Nacional de Comercio (CNC).

Imagen foto_00000001En mayo, el Banco Central en su informe de Percepción de Negocios dio cuenta de que el bajo desempeño en las ventas presenciales en la zona centro contrastaba con el alza de las compras por Internet y buena parte de los retailers señaló que seguirían invirtiendo para impulsar dicho canal que ha tenido tasas de crecimiento de 30% anual y ya representan entre el 6% y 8% de las ventas del rubro.
En paralelo a los canales formales han ido creciendo los “ambulantes de la red”, como los llaman en el comercio formal, quienes sin registro transan productos sin pagar los impuestos correspondientes.
“Vemos un crecimiento importante de las compras a través de redes sociales en los últimos años. De acuerdo a un estudio de la Cámara de Comercio de Santiago realizado en conjunto con kawésqar, el porcentaje de usuarios que realiza compras en redes sociales subió de 15% en 2018 a 21% en el primer trimestre de 2019”, señala el gerente de Estudios de la Cámara de Comercio de Santiago (CCS), George Lever.
De hecho, precisa que las ventas a través de marketplaces C2C (plataformas de comercio electrónico que facilitan la comercialización de productos y servicios entre particulares), llevan varios años desarrollándose en el país y están mucho más consolidados.
“Están surgiendo muchos vendedores informales que ofrecen todo tipo de productos a través de internet que compiten directamente con el comercio formal, pero sin pagar ningún tipo de impuesto; son los nuevos ambulantes virtuales, los que han crecido enormemente y son mucho más difíciles de detectar”, advierte Manuel Melero, presidente de la CNC.

Dos tipos
El timonel de la CNC distingue dos tipos de estos ambulantes virtuales. Por un lado, están los sitios internacionales, donde un alto porcentaje de los clientes online chilenos declara comprar y donde existe una alto nivel de piratería, y por otro, se encuentran los numerosos informales que venden en plataformas como Facebook e Instagram, “donde no cumplen con las reglas del comercio formal y compiten deslealmente con quienes sí las respetan”, recalca.
Según cifras del Servicio Nacional de Aduanas, en 2018 se confiscaron 7,3 millones de productos por un valor de US$ 104,4 millones. Un 33% de éstos fueron juguetes, es decir cerca de 2,5 millones. A esto se suman 14,6 millones de unidades de cigarrillos confiscados por un valor de US$ 64,6 millones, ocasionando además un daño fiscal de $ 600 millones por concepto de evasión tributaria.
¿Cuántos recursos se mueven a través de estas ventas virtuales informales? Melero asegura que se trata de recursos cuantiosos que van en aumento.
“El pago de estas transacciones, que se concretan a través de las plataformas sociales, es principalmente a través de transferencia electrónica, la cual de hecho como medio de pago ha aumentado significativamente con respecto a 2014, según cifras del Banco Central en su encuesta financiera de hogares. En 2018 el aumento general fue de 43,9%. Mientras que en la arista internacional “el mismo gobierno menciona que anualmente entran al país más de 17 millones de paquetes”, agrega el dirigente.
Para Lever, “el desarrollo de este tipo de canales y su aceptación dentro de los hábitos de los consumidores está generando muchas posibilidades de emprendimiento, el que se debe formalizar, de lo contrario, se genera evasión, competencia desleal y desprotección de los derechos de los consumidores, así como nuevos canales de reducción de especies y piratería”.

Acciones
El gerente de Estudios de la CCS estima que es necesario informar bien a consumidores y emprendedores informales, fiscalizar y promover y difundir los beneficios de la formalización para terminar con ambulantes virtuales.
Melero agrega que llevan años encendiendo las alarmas. “El combate al comercio informal ha sido nuestra gran bandera de lucha”, complementa y detalla que este tipo de actividad ilegal merma la productividad de la economía, disminuye su valor agregado, afecta la innovación y genera competencia desleal ante el comercio establecido y los trabajadores formales.
“Para nosotros es muy importante combatir el crimen organizado, sobre todo las mafias de proveedores que lucran con este comercio ilícito y usan a personas en situación de vulnerabilidad social para sus fines”, complementa.
En 2016 la CNC creó el Observatorio del Comercio Ilícito, generando alianzas con entidades públicas e incorporando también a los privados, donde han trabajado en propuestas de políticas públicas, las que han sido presentadas a las autoridades, enfocadas en tres ejes de trabajo: legislativo, fiscalización y educación/comunicación.
Recientemente lanzaron la campaña “Juguemos Limpio”, que busca evidenciar esta problemática e instalarla en la conversación pública. “Queremos mostrar los perjuicios que el comercio informal nos trae como sociedad: merma los beneficios sociales, afectando la seguridad de los trabajadores formales, deteriorando la calidad de vida en la ciudad, dañando la imagen país, atentando contra los comerciantes establecidos y poniendo en riesgo a los consumidores”, dice.
Más allá de ello, Melero cree crucial fomentar la formalización, junto a una labor fuerte de fiscalización virtual por parte del Servicio de Impuestos Internos para ir detectando qué se está comercializando y avanzar en la trazabilidad de los productos que entran al país. “Para esto es imprescindible una coordinación entre Aduanas y Correos de Chile”, sentencia.

Imagen foto_00000005

Los planes del SII para el próximo año
Desde el SII están trabajando en el tema con distintas estrategias para apuntar a cada etapa de la cadena.
Junto al Servicio Nacional de Aduanas están detectando a los importadores no formalizados, o importadores formalizados que puedan estar abasteciendo a los vendedores que efectúan ventas virtuales.
Así han ido empadronado las bodegas a nivel de la Región Metropolitana y siguiendo la trazabilidad de las facturas para determinar en qué punto se quiebran los pagos. La idea es llegar a ellos, que se formalicen y empiecen a pagar.
A través de nuevos softwares están armando mallas familiares y comerciales, porque si bien hay alguien que importa, detrás están muchas veces familiares que proceden a las ventas.
Para el próximo año esperan tener los primeros resultados de estas fiscalizaciones.
El comercio informal representa un 13,16% del PIB en Chile y un porcentaje de ello corresponde a la informalidad virtual, la que ha venido creciendo sostenidamente, al menos desde 2010.
A nivel mundial el rápido crecimiento de las denominadas sharing and gig economies, con la proliferación de plataformas online que facilitan la compra y venta de productos y servicios entre personas han llevado a estimar que este sector podría alcanzar una valoración a nivel global cercana a los US$ 335 billones a 2025, muy superior a los US$ 15 billones estimados a 2014.


Noticias Relacionadas con este Artículo



Nosotros le podemos ayudar
Etcheberry Consultores