Con peso político, contactado y técnico: el perfil del “zar de la ciberseguridad” que no existe

, Internet, Modernización de Empresas, Retail, Tarjetas y Pagos Electrónicos

Nuevas filtraciones de tarjeta dejan en evidencia la falta de un coordinador. El jefe de Informática del Ministerio del Interior, Carlos Landeros, es quien ha liderado por ahora los esfuerzos del gobierno en esta materia.Un hombre con conocimientos técnicos y que tenga peso político y cercanía con el presidente para poder maniobrar entre diversos ministerios. Ese es el perfil que según expertos de diversas áreas debería tener un coordinador nacional de ciberseguridad puesto que quedó descabezado luego de que el nacional de ciberseguridad, puesto que quedó descabezado luego de que el actual intendente de la Araucanía, Jorge Atton, dejara el cargo en noviembre pasado tras sólo cuatro meses de trabajo. Mientras tanto, se han registrado más de cuatro filtraciones masivas de datos de tarjetas de crédito y débito, a la que se sumó la de más de 41 mil plásticos ayer.
“Necesitamos un coordinador que ordene las iniciativas sectoriales, planifique la agenda legislativa, vele por la coherencia de las medidas entre el sistema financiero, el Estado y Defensa. Hoy cada uno anda por su lado”, comenta el senador PPD, Felipe Harboe.
¿Pero cómo debería ser ese coordinador? Según Harboe éste nuevo “zar de la ciberseguridad”, como se le conoció a Atton, debería poder actuar como un interlocutor ante el Congreso y debería poder entenderse con los ministerios de Hacienda, Defensa, Interior y Economía, por lo que es muy importante que tenga peso político para hacer eficientes estas relaciones.
“Tendría que coordinar también al ministerio de Energía y al de Salud. Piense en los medidores inteligentes. Debería cerciorarse que no sean hackeables para que alguien no pueda, por ejemplo, vulnerarlo y saber si es que hay o no alguien en la casa. Y Salud, considerando el plan de Hospital Digital y la importancia de la privacidad en las bases de datos médicos. No es un cargo sencillo”, comenta el socio líder en Ciberseguridad de la consultora Deloitte, Nicolás Corrado.
Una de las cosas más importantes, comenta el experto, es que la figura no sea la de un “asesor”, ya que este tipo de puestos pueden desaparecer con los cambios de gobiernos. “Tiene que ser un cargo ministerial, como pasa en otros países, o operar como un fiscal. Debe ser un puesto fijo”, especifica. Otra cosa, comenta Corrado, es que el “zar” debería tener conocimientos técnicos además de peso político. “Por más que se rodee de asesores, tiene que entender de informática”, dice.
Según el ex fiscal Carlos Gajardo, existe una escasa colaboración entre las entidades bancarias y financieras en este tipo de casos. “Este cargo es muy relevante, creo que su perfil debe ser una persona con mucho diálogo, ya que debe coordinar las políticas públicas de esta área con el trabajo que trabajo que realizan las empresas”, explica el abogado.
Tras la salida de Atton, quien ha estado a cargo de las iniciativas de ciberseguridad en el gobierno ha sido el jefe de Informática (CIO) del Ministerio de Interior, Carlos Landeros (ver recuadro).

Desde marzo de 2018, Landeros lidera un equipo multidisciplinarlo de ciberseguridad que ha estado trabajando desde la época de campaña en el análisis y creación de políticas en esta materia A este equipo se sumó Atton el año pasado, lo que según fuentes ligadas a Interior ayudó a hacer más fácil la entrada al Congreso de proyectos de ley de seguridad informática, como el que define penas para delitos informáticos. “El presidente puede nombrar un delegado, pero no porque no haya no se van a ejecutar los trabajos”, comenta Landeros.

Carabineros: continúa la cuantificación
A pesar de que ayer la Comisión para el Mercado Financiero aseguró que la filtración afectó a 41.593 tarjetas, a través de una declaración en la Radio de Carabineros, el jefe del OS9, coronel Juan González, informó esta mañana que “todavía se sigue estableciendo la cantidad”.
“Logramos identificar una cantidad de información no vinculada a determinadas estafas o uso de tarjetas adulteradas de personas (particulares). Determinamos de dónde venía esta información y estamos investigando a una persona, que está en calidad de imputado con orden de detención pendiente y no ubicado hasta el momento. Tenemos la hipótesis de que esta persona está vinculada a la filtración de información”, agregó.
“El OS9 logró identificar la filtración en un momento oportuno, que a los administradores les permitió activar sus protocolos y en algunos casos bloquear tarjetas”, añadió. “Hasta el momento no habría una gran cantidad de defraudaciones. Lo que existe es sustracción de información. Por lo demás, tenemos claridad del hecho y dónde fue”, dijo González. Trascendió que la orden de detención en contra del sospechoso se cursó en la Fiscalía de Puente Alto. Sin embargo, hasta esta mañana ahí no existía información de que hubiera una causa en curso en esa zona.

 


Noticias Relacionadas con este Artículo



Nosotros le podemos ayudar
Etcheberry Consultores