El impulsivo botón de compras de Amazon que avanza para entrar a Chile

, Internet, Modernización de Empresas, Retail, Tarjetas y Pagos Electrónicos, Telecomunicaciones

Permite adquirir productos domésticos con solo apretarlos. Fueron declarados ilegales en Alemania y la compañía tuvo que retirarlos del mercado. Critican que fomentan un consumo impulsivo, sin tener suficiente información. “Coarta la capacidad de tomar decisiones informadas y reflexivas en el consumo”. The New Yorker.

Los han llamado el futuro del comercio electrónico y también, un poco menos amistosamente, el punto cúlmine del consumismo desenfrenado. Son los polémicos Amazon Dash, sistemas conectados a internet que se pegan en cualquier lugar de la casa y que permiten hacer compras de productos domésticos concretos simplemente al apretar un botón, saltándose cualquier proceso como el uso de claves y la introducción de códigos de tarjetas de crédito.
Desde detergente, alimentos y hasta preservativos pueden ser comprados de esta forma, que podría verse prontamente en Chile. Esto, porque la gigante del comercio por internet ha estado tratando de inscribir la marca “Amazon Dash Replenishment” en Chile, y más recientemente, las razones ligadas a la venta de alimentos y bebidas, que pueden ser despachados por este medio.
El abogado representante del brazo de comercio de Amazon en Chile, Christian Ernst, del estudio De la Barra, Ernst & Siebel, ha estado tratando desde 2017 que la inscripción de la marca “Dash” se concrete en el país, pero la causa pasó en abril al Tribunal de Propiedad Industrial (TDPI). En paralelo, entre enero y abril, la norteamericana presentó en el Instituto Nacional de Propiedad Industrial (INAPI) las inscripciones para operar con bebidas y alimentos, que son algunos de los productos que se pueden entregar por esta plataforma.

Botón polémico
Los botones de Amazon no han estado libres de polémicas desde que fueron presentados por la compañía el 2015. A principios de enero del presente año, el botón Dash fue declarado ilegal en Alemania por no entregar información suficiente a los compradores, ya que los botones no presentan información sobre precios de lo que se compra ni otras características. Esto reduciría la capacidad de los compradores de adquirir productos reflexivamente.
La tecnología ha sido criticada también por facilitar demasiado el consumo al no reducir la capacidad del cliente de evaluar si la compra es o no necesaria. “Coarta la capacidad de tomar decisiones informadas y reflexivas en el consumo. No es sólo algo en términos económicos, sino también éticos”, dice un extracto de la columna “El Horror del Amazon Dash”, publicada por The New Yorker, cuando el producto se lanzó al mercado.
En medio de la polémica con el gobierno alemán, Amazon anunció en marzo pasado que descontinuaría la versión física de los botones, pero que seguirá ofreciéndolos en versión digital, a través de aplicaciones de celulares y de aparatos domésticos inteligentes, como refrigeradores y lavadoras.
Los botones “Dash” son parte de la estrategia de la compañía para eliminar las fricciones de comprar en línea, para estimular el consumo. Actualmente, hay más de 600 marcas conectadas a este sistema.

 


Noticias Relacionadas con este Artículo



Nosotros le podemos ayudar
Etcheberry Consultores