Cabify y Uber inician primeras asociaciones con taxistas, y desatan críticas del gremio

, Internet, Retail, Tarjetas y Pagos Electrónicos, Telecomunicaciones

Mientras el primero firmó una alianza con Easy Taxi, el segundo comenzó un plan piloto en Coyhaique.“Es más confiable. A los usuarios y a mí también nos gustan la tecnología, el poder controlar el tiempo, ver quién va a llegar. Además, es más seguro”. Esas son algunas de las razones por las que Carlos, uno de los 213 taxistas que circulan por las calles de Coyhaique, se sumó hace 13 días a la aplicación de Uber “UberTaxi”.
La plataforma inició el 22 de noviembre un plan piloto en Aysén que permite por primera vez que los taxis realicen viajes a través de la aplicación. Se trata de una modalidad que partió en Europa en 2014 y que ya se ha implementado en países como Estados Unidos y Colombia, “para otorgar mayor accesibilidad y nuevas opciones de servicio a los más de dos millones de usuarios”, explican en la firma.
En su caso, Carlos cree que ayudará a bajar las tarifas que cobra Uber en Coyhaique, porque “acá, el taxi es muy barato”, y dice no temer represalias de sus pares, enemigos históricos de la aplicación de transporte.
Aunque el tenso clima que existe entre quienes ofrecen este servicio informal y los taxistas -que acusan una competencia desleal- no ha hecho sino escalar desde la muerte en agosto de un taxista, lo cierto es que se arrastra desde hace tres años, cuando Uber llegó a Chile.
Por lo mismo, en 2016, el Gobierno envió un proyecto de ley para regular las aplicaciones, que no pasó del primer trámite. En julio, la actual administración ingresó una nueva iniciativa, que hoy se discute en la comisión de Transportes de la Cámara.
En la misma línea que Uber, Cabify anunció ayer una alianza con Easy Taxi, que cuenta con más de 10 mil conductores, cerca de un tercio de los taxistas registrados a nivel nacional. La asociación de las plataformas -ambas del grupo Maxi Mobility- será una ganancia para todos, según el gerente general de la empresa en Chile, Agustín Guilisasti.
“Por un lado para los taxistas, porque se abre un horizonte de clientes nuevos; para los clientes, porque tendrán más alternativas, y para los conductores de aplicaciones, porque muchas empresas querrán trabajar con nosotros”, explica.
En cambio, el presidente de la Confederación Nacional de Taxistas de Chile (Confenatach), Luis Reyes, criticó la situación, ya que, a su juicio, con esto “el pez más grande se come al más chico y no creo que los colegas vayan a enganchar con este tema, porque esto tiene un costo para el taxista de un 20% al 25% de la tarifa”. Añade que el próximo miércoles la entidad se reunirá para definir lo pasos a seguir.
Para el director del Centro de Innovación en Transporte y Logística UDP, Franco Basso, “si hay un traspaso masivo tanto al sistema Uber como a Cabify, el beneficio que podrían ver los usuarios es la velocidad de respuesta: si hay más choferes disponibles, el auto llega antes, y si esto se hace masivo, habrá un impacto más a largo plazo en las tarifas”.
Por su parte, el subsecretario de Transportes, José Luis Domínguez, indica que dentro de los beneficios de este tipo de asociaciones está que “el taxi tiene prioridad en la vía exclusiva; por lo tanto, quien pida taxi vía plataforma va a tener el beneficio de usar la vía exclusiva y podrá llegar con mayor rapidez a su destino”.
A su juicio, “es importante lo que está pasando, porque está dentro del espíritu del proyecto” en el Parlamento, pues tanto este como las iniciativas de Uber y Cabify incorporan la tecnología en el transporte, “y nos importa que los taxis se suban a la tecnología”.

“Es una situación incómoda para nosotros. No es posible que nuestra legislación, nuestro Estado de Derecho, no la respete”.
LUIS REYES
Presidente Confenatach

“Para nosotros es una gran alegría. Significa que el rubro de los taxistas se está incorporando a la modernidad”.
JOSÉ LUIS DOMÍNGUEZ
Subsecretario de Transportes


Noticias Relacionadas con este Artículo



Nosotros le podemos ayudar
Etcheberry Consultores