La cuarta es la vencida: esta vez parece que sí habrá reforma a los notarios

, Internet, Modernización de Empresas, Otros, Tarjetas y Pagos Electrónicos

Iniciativa cumplió dos meses de tramitación. Falta llegar a acuerdo por la figura del fedatario y por introducir más oferta a los conservadores y archiveros.“Considero un insulto a la ciudadanía que haya funcionarios (conservadores) que ganen cientos de millones de pesos”. Pedro Pierry, Ex ministro de la Corte Suprema.

“Es grave que se mantenga una parte (de la designación de notarios) en las cortes de apelaciones”. Cristian Riego, académico UDP.

“Estamos disponibles para crear la figura de los fedatarios para que realicen ciertos trámites de mesón”. Matías Walker, Diputado DC.

“Hay que darle bastante más amplitud a la oferta en conservadores. Lo que ganan es desproporcionado”. Gonzalo Fuenzalida, diputado RN.

En la última década, los gobiernos de Bachelet I y Piñera I ingresaron al Congreso tres proyectos de reforma al sistema de notarios, conservadores y archiveros: en 2008, 2012 y 2013. Un cuarto ingresó hace dos meses —el 11 de septiembre— y de inmediato pasó a la Comisión de Constitución de la Cámara de Diputados, donde los otros tres aún figuran bajo el rótulo “en tramitación”, aunque no han tenido avances.
Tanto parlamentarios de dicha comisión como distintos expertos, académicos y el propio Gobierno, que han sido invitados a exponer por este último proyecto —ya van 5 sesiones dedicadas exclusivamente a oír opiniones— coinciden en que esta vez sí será la vencida para avanzar en una reforma. El severo informe de la Fiscalía Nacional Económica (FNE) que acusó de falta de competencia en este mercado es un factor que, aseguran, le dio fuerza política a la idea de, por fin, aplicar cambios.
En estos dos meses, el Gobierno ha desplegado fuerzas en el Congreso. Es más, antes de enviar el proyecto al Legislativo, el ministro de Justicia, Hernán Larraín, se reunió con cada uno de los integrantes de la comisión de Constitución, Legislación y Justicia de la Cámara para aclarar dudas. Y el jefe de la división judicial del ministerio, Héctor Mery, ha asistido a la mayoría de las sesiones de la comisión. Además, el Ejecutivo le puso suma urgencia a la iniciativa y la ha ido renovando persistentemente. La última vez fue este martes, lo que se interpreta como un interés por avanzar.
Por eso mismo es que diputados como el DC Matías Walker se la juegan por ponerle fecha al despacho a la sala: diciembre a más tardar, dice, mientras que el RN Gonzalo Fuenzalida espera que se vote en la sala en marzo, para enviarla al Senado.

Los nudos
La buena voluntad de uno y otro lado choca con los nudos que la iniciativa ha ido dejando al descubierto en estas semanas de discusión. Por el lado de los parlamentarios hay coincidencias en al menos tres, aunque ninguno aparece como insalvable.
“Tengo serias dudas de la figura de los fedatarios”, plantea el PS Marcelo Díaz, punto que también han rebatido fuerte desde la Asociación de Notarios.
Para darle más competitividad al mercado, el proyecto contempla crear este símil de la figura del notario, facultado para realizar funciones específicas. Pueden serlo los oficiales de registro civil y secretarios de juzgados de Policía Local, pero también cualquier abogado con cinco años de experiencia que apruebe un examen de conocimientos. “Estoy más abierto a que sean oficiales públicos, pero no me parece que duren tres años y puedan estar en cualquier lugar del país”, reclama Díaz.
Otro punto que preocupa es que el proyecto delega en el Ejecutivo la posibilidad de establecer a través de un Decreto con Fuerza de Ley (DFL) qué trámites pueden exceptuarse ante los notarios. “Estamos disponibles para crear la figura de los fedatarios para que realicen ciertos trámites de mesón que cumplan con determinadas condiciones, y que no tengan conflictos de interés, pero eso tenemos que establecerlo en la ley y no delegarlo al gobierno de turno”, describe el DC Walker.
Para Fuenzalida, de RN, otro tema que el proyecto no aborda es proponer cambios a los conservadores y archiveros, pues su enfoque principal son los notarios. “Hay que darle bastante más amplitud a la oferta de conservadores. Además, lo que ganan es desproporcionado”, describe.
Ese mismo punto fue destacado en su exposición ante la comisión este martes por el ex ministro de la Corte Suprema y académico de la U. de Valparaíso, Pedro Pierry. “El proyecto deja intactos a los conservadores. No sé si será hiriente decirlo, pero considero un insulto a la ciudadanía que haya funcionarios que ganen mensualmente cientos de millones de pesos en una función pública”, resaltó.
Pierry y el académico de la UDP Cristian Riego coincidieron en que un cuarto punto que debería abordar el proyecto es la continuidad de la Corte de Apelaciones en la designación de notarios. “Es positivo que se formalice la designación de notarios en un sistema de concurso con un consejo especializado (…), pero es grave que mantenga una parte del proceso en las cortes de apelaciones (elegir la terna); debiese asumirlo todo el consejo”, describe.
Otra materia sobre la que el diputado Fuenzalida ya trabaja como una de sus indicaciones es en que no se permita a los notarios la contratación de familiares.

 


Noticias Relacionadas con este Artículo



Nosotros le podemos ayudar
Etcheberry Consultores