Claudio Agostini: “Soy partidario de integrar el sistema tributario por equidad horizontal”

, Internet, Modernización de Empresas

El académico de la UAI advierte una inconsistencia en el argumento de que mayores gravámenes para las empresas afectan la inversión.Académicos y expertos en impuestos de todo el mundo reunió la conferencia del Centre for Business Taxation de la Universidad de Oxford la semana pasada. El economista Claudio Agostini fue uno de los invitados al evento en el que uno de los temas que captó la atención fue la aplicación de gravámenes a la economía digital.
Para el profesor de la Universidad Adolfo Ibáñez (UAI), este es uno de los dos titulares del debate tributario que se ha desarrollado en las últimas semanas en el país. El otro es si la reforma será neutra en su recaudación.
A su juicio, existen buenas estrategias para incentivar la inversión que han funcionado muy bien en el extranjero, tales como la depreciación instantánea y beneficios tributarios a la reinversión de utilidades.

– ¿Cómo ha visto el trabajo de Hacienda en la antesala del ingreso del proyecto de reforma tributaria?
– Hay muchas preguntas en el aire que tienen que ver con respecto a la base del impuesto y no respecto a la tasa. Yo en eso tengo un matiz importante con la discusión pública, estamos obsesionados con la tasa.
Se discute que la tasa del impuesto a las empresas tiene que ser 25%, 26% o 27%, que es mucho o poco, o que tiene que ser arriba del promedio o abajo del promedio.
Discutir la tasa sin discutir la base del impuesto no tiene mucho sentido, porque al final a cualquier empresa y a cualquier persona le importa cuánto pagas respecto a tus ingresos y esa es la tasa efectiva.
Cuando uno mira dónde han invertido exitosamente los empresarios chilenos, uno ve que lo han hecho en Argentina, Colombia, Perú y Brasil. Y les ha ido bien. Y esos países tenían tasas más altas que en Chile, al menos en la época en que invirtieron, antes de la última alza.
Si la tasa es la que determina todo y si se sube dos o tres puntos la inversión se cae, ¿por qué van a invertir a países que tienen tasas más altas? Raro. Es una inconsistencia en el argumento con la evidencia más simple.

– ¿Y por qué cree que sucede esto?
– Porque todo el mundo quiere pagar menos impuestos. Entonces, tengo que inventar un argumento para decirte que no me subas los impuestos. ¿Qué argumentos puedo inventar que sean convincentes? La inversión va a desaparecer, el ahorro se va a caer y se va a generar desempleo.
Necesito generar un argumento que genere suficiente preocupación para que no me suban los impuestos a mí, pero eso no quiere decir que eso sea cierto.

– Desde Hacienda afirman que lo más relevante es la modernización del sistema por sobre las tasas corporativas. ¿Coincide con esa postura?
– Estoy de acuerdo, pero la pregunta es qué es lo que significa modernización o simplificación. Mi mirada, desde la academia, es que para simplificar el sistema, primero hay que reducir el número de regímenes tributarios que tenemos.
La primera simplificación obvia es dejar un régimen general y un régimen simplificado para las pymes, y el 14 ter que existe hoy es una muy buena alternativa. ¿Para qué inventar la rueda si ya la tenemos y funciona?
Hay que deshacerse de la renta presunta y todas estas otras cosas que hay. Ese es un camino razonable en el cual simplificar y modernizar el sistema.
Yo soy partidario de integrar por razones de equidad horizontal, un sistema que está desintegrado puede ser muy inequitativo en cuanto pagan dos personas que ganan lo mismo y la inequidad más dura se da en la parte de las personas que tienen menos ingresos.

Economía digital: ¿Qué hacer?

– Una de las novedades de esta reforma está en torno a los impuestos a la economía digital, ¿qué complejidades ve en esta discusión?
– Ahí hay dos dimensiones: una es cuál es el impuesto que deberían pagar; y la segunda, es cómo lo recaudamos y lo fiscalizamos.
Si mantenemos la discusión sobre qué deberían pagar y cómo hacemos que paguen IVA, estamos en el lado correcto. Lo que me preocupó fue la reacción de varios gremios y empresarios cuando el ministro anunció esto, y se comenzó a decir que tienen que pagar un impuesto específico por ser economía digital, eso es distinto: ¿Le estamos poniendo un impuesto solo porque están fuera de Chile o solo porque son digitales? Ahí cruzamos la línea, no corresponde ese impuesto y, al revés, ahí comienza a tener cara de proteccionismo.
Decir que las empresas chilenas que están en Chile pagan impuesto a los ingresos y las que están afuera no, es verdad, pero ese es un mal argumento. La tentación de poner impuestos que no corresponden para proteger la industria nacional es un mal camino.

– ¿Y cómo se debería recaudar ese impuesto?
– Esta pregunta ocupó gran parte del seminario en Oxford la semana pasada. Una primera aproximación es que en cada país cuando tú haces esa transacción, en la tarjeta de crédito te retienen el IVA y, en ese caso, tu banco -que emite tu tarjeta- manda la plata a Impuestos Internos y recauda ese impuesto.
Entonces, tú pagas la cuenta de Netflix con tu tarjeta y tu banco le carga a tu cuenta el 19% y luego manda ese porcentaje a Impuestos Internos. Esa es la propuesta que está ahora circulando en Europa, Estados Unidos o Canadá como mecanismo.
Una de las dudas que ha surgido desde la academia, y no sabemos la respuesta, es una: si hago eso, podría ser una complicación o un incentivo a las personas a abrir una cuenta fuera de Chile y usar tu tarjeta fuera de Chile para pagar tu cuenta de Netflix en Chile.
Entonces, como tu banco no ve la transacción en Chile, no la descuenta.

Impuesto al diésel

– ¿Cómo ha visto el debate sobre los denominados impuestos verdes?
– Lo veo 100% político y no económico. Si uno mira los impuestos específicos en Chile, se usan para eliminar externalidades negativas.
El diésel contamina y más que la gasolina y tiene un impuesto de 1,5 UTM y el de la gasolina 6. Entonces, las gasolinas están pagando esas externalidades negativas. El diésel está subsidiado en Chile respecto a los costos que genera usarlos.
Entonces, desde el punto de vista de economía pura, lo correcto sería subirle el impuesto al diésel de 1,5 UTM a 6, y eso genera bastante recaudación, eliminaría gran parte de todas las otras discusiones que tenemos, porque hay US$ 1.800 millones que se recaudarían de una, no genera ninguna distorsión, incluso al revés, arregla una distorsión que tenemos.
El punto aquí es político, si uno sube el impuesto al diesel los camioneros se toman la Ruta 5, ese es el problema.
Uno se pregunta por qué los camioneros tienen derecho a ellos decidir y no la sociedad democráticamente cuánto impuesto pagan. Si lleváramos ese mismo ejercicio a otros impuestos, creo que todos nos escandalizaríamos y no sé porque este no escandaliza.

“Lo más fácil de hacer es abrir el mercado de los notarios completamente”
Como “curiosa” califica Agostini el cuestionamiento de la Asociación de Notarios a la muestra que utilizó la Fiscalía Nacional Económica (FNE) en su estudio sobre el rubro, en el que el académico fue uno de los asesores. “Es una crítica muy ignorante de cómo funciona la estadística”, asegura.
Y acota: “El muestreo se hizo en una forma que es representativa”.

-¿Cuáles son los aspectos más graves de este mercado?
– Me llamó la atención, y hasta el día de hoy no tengo explicación razonable, es que para un mismo trámite en una misma notaría, distintos días a distintas personas le cobren un precio distinto. Eso no tiene ninguna lógica, ni económica, ni regulatoria, ni nada.

– ¿Por qué cree existen ineficiencias en este mercado?
– Porque es un monopolio asignado por el Estado en números acotados. ¿Por qué tienen que ser trescientos y tantos notarios? ¿Por qué no mil o dos mil? Estamos acotando la competencia por ninguna razón objetiva, absolutamente discrecional. ¿Por qué la asignación es tan poco transparente?
Entonces, tengo la demanda capturada, la oferta limitada y nadie me fiscaliza y me va a echar. El negocio ideal.

– ¿Ve un lobby para que se genere esta situación?
– Esa es la impresión que uno tiene pensado en varias dimensiones. Ha habido varios intentos en el Congreso de hacer reformas y llama la atención de por qué se puede bloquear una reforma que favorece a 300 personas y perjudica a 17 millones.

– ¿Qué cambios son de fácil implementación?
– Lo más fácil de hacer acá es abrir el mercado de los notarios completamente. Es decir, decidamos cuáles son los requisitos para ser notario y, una vez que definamos eso, todo el que los cumpla tiene derecho a abrir una notaría donde quiera.

– ¿Un notario debería ser abogado?
– No lo sé, es una buena pregunta, en algunos países no es necesario. Hay muchos trámites para los cuales efectivamente no se requiere ser abogado.


Noticias Relacionadas con este Artículo



Nosotros le podemos ayudar
Etcheberry Consultores