Evasión del pago del peaje sigue siendo una gran preocupación

, Modernización de Empresas, Retail, Tarjetas y Pagos Electrónicos

El programa “Chile Sin Barreras”, que implicará ir reemplazando de manera progresiva las casetas y plazas de peaje por sistemas free flow o flujo libre de vehículos en las carreteras y que permitirá a las personas ahorrar tiempo y tener una mejor experiencia en sus viajes, representará varios desafíos para los usuarios, las concesionarias y las autoridades.Si bien el sistema de telepeaje se implementó hace más de 15 años en Santiago y en general, según expertos, ha funcionado de buena manera, lo que hace suponer que hay un conocimiento base entre los usuarios, hay temas que se deberán abordar. Por ejemplo, educar a la gente respecto de la importancia de mantener sus pagos al día y de los sistemas a través de los cuales se puede cancelar este tipo de servicio.
Carlos Melo, director de la Escuela de Ingeniería Industrial de la Universidad Diego Portales, señala que es fundamental para que “Chile Sin Barreras” sea exitoso en el largo plazo que las personas cuenten con los medios y las herramientas para poder hacer los pagos. “La evasión del pago del peaje es quizás la gran preocupación que existe en cuanto a la realización de este programa”.
Al respeto, comenta que es importante que las concesionarias y el Ministerio de Obras Públicas (MOP) realicen campañas informativas en que se les explique a los usuarios cuáles son los beneficios que ellos obtienen por pagar su peaje, que es finalmente que se puedan mantener las rutas en el estado en que se requieren, tanto de conservación como de mantenimiento.
“Además, se deberían tomar algunas medidas adicionales como realizar fiscalizaciones en las áreas donde se instalen estos pórticos durante los primeros meses, agilizar el trámite de las multas que se puedan cursar a los conductores que se sorprendan en conductas inapropiadas y que su tratamiento en el Juzgado Policía local se traduzca en que cuando se cobre el permiso de circulación, en ese mismo año, al menos aparezca como identificado que no pagó un peaje”.
A su juicio también es clave que se gestione y fiscalice de buena forma todo el proceso, sobre todo al inicio de la implementación del sistema free flow, y que se disuada a las personas que intenten evadir el pago. “Chile Sin Barreras es un aporte porque apunta a mejorar la calidad del viaje de las personas que utilizan autopistas interurbanas, por la reducción de los tiempos de espera a la hora de pasar por los peajes”.

Uso del tag
La implementación del sistema free flow requerirá un mayor uso del tag. “Hoy, cuando una persona de fuera de Santiago viene y no tiene tag, existe el pase diario que le permite hacer uso de las autopistas urbanas, por ello se deben dar facilidades para que los conductores que hacen viajes más frecuentes a la capital, desde Valparaíso, Rancagua, etc., puedan adquirir un tag; es algo prioritario”, indica Melo.
Y agrega: “Recordemos que cuando se introdujo el tag en Santiago inicialmente se repartieron varios miles de estos dispositivos en forma gratuita. Por lo tanto, se podrían hacer campañas similares a esa, en que a cierto grupo de usuarios se les entregue de forma gratuita, lo que podría ayudar a que se utilice esta tecnología prescindiendo del pase diario”.
En este contexto y considerando que en general el estándar de las carreteras chilenas es alto, en comparación con otras vías de países de ingresos similares, enfatiza que se debería mejorar la gestión de la demanda. “Hoy, los grandes problemas de calidad de servicio en las autopistas interurbanas se concentran en los días de alta demanda, entonces es clave mejorar la calidad del servicio en esos días puntualmente, incentivando por ejemplo que los usuarios se distribuyan a lo largo del día”.
Agrega que el automovilista interurbano es un usuario que está acostumbrado a que haya peajes y que tiene que pagar para que el servicio sea de buena calidad, por lo que este tipo de sistema no le presentará mayores cambios. “Sin embargo, algunos automovilistas de autopistas urbanas se están enfrentando a peajes que antes no habían y tiene que empezar a pagar. Por ejemplo, es lo que está sucediendo en la Ruta 5 hacia al norte, hacia Lampa y otras comunas”.
Con todo, cree que en general el uso que hacen los usuarios de las carreteras, sobre todo las urbanas, hoy en Chile es adecuado. “Hay temas que se pueden mejorar y que deben ser de especial preocupación para las autoridades; por ejemplo, el control de las velocidades y las condiciones de seguridad vial. El gobierno está tramitando un proyecto de ley para crear el Centro Automatizado de Tratamiento de Infracciones, una versión 2.0 de los antiguos fotorradares, para monitorear la velocidad en que viajan los automóviles y agilizar así las multas a los infractores”.


Noticias Relacionadas con este Artículo



Nosotros le podemos ayudar
Etcheberry Consultores