Las recetas para simplificar ad portas del proyecto tributario

, Modernización de Empresas, Otros, Tarjetas y Pagos Electrónicos

El anuncio del presidente Sebastián Piñera de mantener el impuesto a las empresas en el 27% fue una “desilusión” para algunos sectores, mientras que otras voces validan la decisión del Ejecutivo en vista de la situación fiscal por la que está pasando el país.
Ahora el eje del debate se mueve hacia la simplificación y modernización del sistema, en una discusión incipiente y que promete convocar a actores -emulando lo ocurrido en 2014- como el economista Bernardo Fontaine, el socio de Baraona Abogados, Juan Manuel Baraona, el exdirector del SII, Javier Etcheberry, y el socio de BDO, Cristián Vargas.

Imagen foto_00000007

“Fue una desilusión la mantención de la tasa”
Para el economista Bernardo Fontaine la primera cuenta pública del presidente Sebastián Piñera encaminó a Chile “en la senda del desarrollo y la tradición republicana de los diálogos y los acuerdos”, pero -admite- fue una “gran desilusión” el anuncio de mantener el impuesto a las empresas en un 27%.
Explica que “el impuesto a las empresas grava las utilidades que el empresario deja en la empresa ahorrada y las reinvierte para hacer crecer su negocio”, por lo que es tajante en calificarlo como “un mal impuesto”.
A pesar de que repara en que el gobierno ha esgrimido el “argumento de falta de recaudación”, advierte que el Ejecutivo podría subir “algún otro impuesto que sea menos malo que el impuesto al ahorro”.
A modo de ejemplo, menciona casos tales como volver a subir a 40% la tasa máxima para las personas, algunas “franquicias tributarias que se pueden eliminar” y tocar el impuesto al diésel, “que está desalineado con respecto al impuesto a la bencina”.
Respecto a la simplificación del sistema, argumenta que “no tiene sentido mantener el sistema atribuido, y que es básico y esencial mantener un sistema 100% integrado”, y que por otro lado se puede hacer “un sistema especial para Pyme como el 14 ter”.

Imagen foto_00000005

“La situación fiscal no permite una baja del 27%”
El socio de Baraona Abogados, Juan Manuel Baraona comenta que en términos teóricos y en el largo plazo es “naturalmente deseable una baja a los impuestos, pero eso está determinado básicamente por los requerimientos de recaudación en el corto plazo”, por lo que “la situación fiscal en el país no estaría permitiendo una rebaja de las tasas” corporativas desde el 27% actual.
En relación al proyecto del nuevo sistema tributario que presentará el gobierno a más tardar en septiembre, advierte que la convivencia entre el sistema semi integrado y el atribuido “crea una situación de confusión y de complejidad del sistema que ya la estamos viendo en esta Operación Renta que pasó” y que “no se puede mantener razonablemente en el futuro”.
Respecto a las advertencias de la oposición de que reintegrar el sistema se traduciría en una baja de impuestos a las grandes empresas, es tajante: “No es cierto, es para todas las empresas”. A su juicio, plantearlo “es simplemente ignorar cómo funciona la realidad de Chile”.
En cuanto a la simplificación, primero señala que se “satanizó” el extinto Fondo de Utilidades Tributables (FUT) y propone que “si se vuelve a un sistema único y se simplifica el régimen de registro, yo creo que en ese sentido estaríamos mucho mejor”.

Imagen foto_00000006

“Está bien integrar si se reinvierte en Chile”
Para el exdirector del Servicio de Impuestos Internos (SII), Javier Etcheberry, el gobierno tomó una decisión acertada al optar por la mantención del impuesto a las empresas en 27% debido a que “el país necesita recursos”.
De esta forma, acusa de “poco realistas” a quienes han criticado la referida medida, que considera habría sido “contraproducente”.
El exministro de Estado también coincide con la propuesta del mandatario de simplificar el sistema, recordando las críticas al “gobierno pasado en complicar el sistema tributario” y que a su juicio fue “un error desintegrarlo parcialmente como lo hicieron”, y que antes de la reforma de la administración Bachelet, “funcionaba bien en ese aspecto”.
Y aunque desde la oposición se lee que reintegrar el sistema sería bajarle el tributo a las empresas, Etcheberry sostiene que ello “se podría compensar con otros impuestos”. Y si bien es poco “popular” confiesa, recomienda subir al 40% la tasa máxima para los ingresos personales.
El ingeniero es favorable a integrar el sistema impositivo, “siempre y cuando las empresas reinviertan en Chile”.
Si lo hacen en el extranjero, el tema es distinto. “No tengo tan claro que haya que integrarlo”, afirma.

Imagen foto_00000008

“Hay que reducir la carga al contribuyente”
“Justificado y razonable”. Así evalúa el socio de Tax & Legal de BDO, Cristián Vargas, la medida del gobierno de mantener el impuesto a las empresas en un 27%. Sin embargo, estima que “no parece necesario centrar la discusión en las tasas” y cree “más sustantivo enfocarse en modificaciones a la base imponible del impuesto a la renta corporativa, con medidas que permitan que el sistema tributario fomente la inversión y el crecimiento del país”.
A su juicio, “efectivamente la reintegración total de los impuestos implica una reducción” de carga a las empresa.
En ese escenario, los créditos contra impuestos -que actualmente no se pueden usar-, se van a aprovechar. “Esa medida, por sí sola, seguramente tendría un impacto en la recaudación”, dice.
Por esto, advierte, “es necesario buscar medidas compensatorias, pero recargar de impuestos a la empresa puede ser un despropósito para mejorar las tasas de crecimiento, inversión y empleo en el país”.
En cuanto a la simplificación del sistema, Vargas estima que se deben hacer dos cosas: “Reducir la carga administrativa de los contribuyentes, como registros, declaraciones juradas, etc”, y a su vez reintegrar 100% el régimen tributario de las empresas y eliminar el régimen de renta atribuida.


Noticias Relacionadas con este Artículo



Nosotros le podemos ayudar
Etcheberry Consultores