Más de 112 mil inmigrantes viven en la comuna de Santiago, el triple que en Antofagasta

, Modernización de Empresas, Otros, Sin categoría, Tarjetas y Pagos Electrónicos

Centro de la capital concentró el 14% de los 784.685 extranjeros que estaban en Chile hasta abril de 2017.El Instituto Nacional de Estadísticas (INE) hizo ayer la entrega completa de los resultados definitivos del Censo 2017, que contó a un total de 17.574.003 habitantes en abril del año pasado.
Y los datos confirmaron que la presencia de extranjeros registró un fuerte aumento. Mientras que en 1992 representaban el 0,81% de la población de Chile, la última medición arrojó que hace 13 meses llegaban a 784.685 personas (4,35%).
En el contexto de los cambios que propuso el Gobierno en materia de políticas migratorias, La Moneda informó el mes pasado que habría 1.119.267 foráneos en el país hasta el 31 de diciembre.
El Departamento de Extranjería y Migración del Ministerio del Interior (DEM) llegó a la cifra -que representaría un 6,1% del total nacional- tomando como base el Censo 2002 y actualizándolo con los permisos y visas otorgados, y los ingresos y salidas que registra la PDI en los últimos meses.
El director del DEM, Álvaro Bellolio, atribuye a los flujos migratorios posteriores al Censo la diferencia entre ambas cifras. “Entre mayo y diciembre ingresaron y se quedaron más de 300 mil personas, que sumadas a las 746 mil que dio a conocer el INE, superan el millón de extranjeros”, afirma.
El director del INE, Guillermo Pattillo, coincide. “La tasa de crecimiento semanal, mensual, es alta (…). Si uno aplica esas tasas, por ejemplo, con las cifras de la PDI de ingresos y salidas, vas a encontrar que llegas a esas cifras, de cerca de un millón… Es absolutamente consistente con lo que muestran las cifras en general”, dice.

Fenómeno creciente
Sobre la ola migratoria de los últimos años, Pattillo señala que si bien la migración es un fenómeno ligado a diversas causas, “una de ellas, muy evidente, es el mejoramiento relativo de Chile respecto de su entorno. La gente no va a lugares donde siente que va a estar mal”.
Mientras que los peruanos continúan siendo la colonia más numerosa, los datos también muestran el alza en la llegada de nuevas nacionalidades. Los colombianos, por ejemplo, reemplazaron a los argentinos en el segundo lugar.
En Antofagasta son el grupo inmigrante con mayor presencia (37.757). “Hace un par de años eran los bolivianos. Pero en los últimos cinco años empezó a cambiar esa situación”, sostiene la alcaldesa Karen Rojo.
“Creo que (la migración colombiana) será de un gran aporte para el país si se sabe direccionar de la manera adecuada y poder transformar esto en una potencia, con el espíritu que tienen los inmigrantes de mi país en temas de emprendimiento”, destaca Yesid Castaño, líder de Colombianos Berracos en Chile.
3,1 personas hay por hogar, según la última encuesta nacional. Así, se confirma la caída numérica. En 1982, por ejemplo, cada vivienda estaba compuesta por 4,4 personas en promedio.
En contraparte, el número de hogares aumentó a más de 5,6 millones. Los unipersonales ahora representan el 17% del total. Esto es seis puntos más que en la anterior medición.
6,4 millones de viviendas arrojó el último Censo . De ellas, 5,1 millones son casas y más de 1,1 millón, departamentos. De hecho, este tipo de residencia es la que más aumentó y casi se duplicó entre 2002 y el año pasado.
Además, según las respuestas del Censo, el 83% de las viviendas es de materiales “aceptables”, mientras que otro 2% tiene construcciones de “materiales precarios”.
70% de la población de O’Higgins trabaja en el sector terciario , y un 22% tiene un empleo del área primaria.
Esta región tiene el menor porcentaje de gente en el sector terciario de la economía. Por ejemplo, en Biobío o en La Araucanía, más del 80% se desempeña en esta área.
A nivel país, el 7% se desempeña en el sector primario, el 9% en el secundario y el 84% posee una actividad del terciario.

Venezolanos ya son la tercera colonia más numerosa
Un impacto profundo. Así califica el alcalde Felipe Alessandri el que Santiago sea la comuna con más inmigrantes (28% del total de su población). Gracias a esto, dice, ha tenido “el cambio demográfico más grande de su historia, pasando de ser una zona de adultos mayores a ser la con más millennials “.
Peruanos y venezolanos son los más numerosos en la comuna. Cada nacionalidad tiene cerca de 34 mil representantes en Santiago, una cifra similar a la del total de extranjeros censados en Antofagasta.
Para Alessandri, los resultados confirmaron una realidad que el municipio ya había detectado. En Independencia, en tanto, el alcalde Gonzalo Durán confiesa que fue una sorpresa enterarse de que el 31% de su población es extranjera: “Creíamos que había otras comunas, como Estación Central o Recoleta, que estaban un poquito por sobre nosotros, pero los datos demuestran que no era así”.
El edil asegura que con la llegada de estos nuevos residentes será necesario impulsar cambios en áreas como la salud. “Tenemos dos Cesfam que fueron pensados para una población de 30 mil habitantes, pero hoy superamos con creces los 100 mil (…). Solo este año tenemos una demanda de más de 3.500 inmigrantes que requieren servicios de salud”, dice.

Retraso en maternidad: 40% de las mujeres de entre 25 y 29 años no tiene hijos
Es un tema que los médicos y sociólogos habían alertado, y que el Censo confirmó. La fecundidad ha ido disminuyendo, y si en 2002 las mujeres tenían 1,6 hijos promedio, en 2017 la media era de 1,3.
Según los datos, las mujeres de entre 25 y 29 años tienen en promedio 0,9 hijos. Pero el 40,8% de quienes están en ese grupo no tiene ninguno. Esa cifra es 12 puntos más alta que la de 2002. Además, en el segmento de mujeres de 30 a 34 años, un 23% tampoco ha sido madre. Y ese número también es superior, en 10 puntos, al arrojado por la encuesta previa.
El director del INE, Guillermo Pattillo, afirmó que la baja natalidad es una tendencia que se observa “cuando el ingreso per cápita de las mujeres crece. No hay ni una sola duda de que (la baja) es resultado natural de que su tiempo se hizo más caro”.
El ingeniero comercial asegura que hoy “(la mujer) se casa más tarde, o no se casa. Y tiene hijos mucho más tarde. Es un cambio de sentido económico”.
Pattillo también plantea que la baja en la fecundidad se traducirá en un aumento de adultos mayores de la llamada “cuarta edad” (sobre los 80 años), “lo que implicará que se desarrolle una enorme cantidad de programas adicionales”.
A juicio del director del INE, se abre otro desafío con respecto a la fuerza de trabajo. Esto, porque “no se tiene, en este momento, una tasa de crecimiento de la población que sea compatible con la reposición de la fuerza de trabajo”. Explica que debido a esto, hay países de Europa que, por ejemplo, “han calculado con mucha precisión la cantidad de inmigrantes que requieren cada año para reponer los puestos de trabajo”.


Noticias Relacionadas con este Artículo



Nosotros le podemos ayudar
Etcheberry Consultores