Miguel Mata: El hombre que preparó Santander para asumir los megacambios de la banca

, Otros, Tarjetas y Pagos Electrónicos

El mayor banco del país, Santander, anunció una reestructuración en su línea ejecutivo, tras designar a Miguel Mata Huerta (53 años) como su nuevo gerente general y nombrar presidente a su antecesor, Claudio Melandri, a quien lo mantuvieron como Country Head, lo que en la práctica implica que éste último seguirá siendo el máximo representante del grupo hispano en la plana administrativa del banco, asumiendo un cargo similar al que ocupan los chief executive officer (CEO) en las grandes corporaciones internacionales.

De esta forma, Mata estará en la primera línea de gestión interna del Santander para enfrentar las grandes transformaciones que vendrán en el negocio bancario chileno en los próximos años, con la llegada de nuevos megacompetidores como Scotia-BBVA (cuya fusión espera la autorización de los reguladores), Itaú-Corpbanca (cuya unión ya entró en régimen), a los que se unen Banco del Chile y BCI.

Alejandro Alarcón, ex gerente general de la Asociación de Bancos comentó que “precisamente ahí están las fortalezas de Mata, ya que es un ejecutivo con más de 27 años de experiencia en el sector, a quien se le reconocen altos niveles de liderazgo, de trabajo en equipo y de puertas abiertas, junto con un amplio conocimiento de la línea externa e interna (back office) del negocio bancario”.

La dupla con Melandri

Mata, casado con Claudia Álvarez, dos hijos (Antonia de 20 y Emilio de 9), fue nombrado en abril de 2016 subgerente general del Santander, cargo desde el cual tuvo que dejar su tradicional bajo perfil y desarrollar una mayor vida social e interactuar en actividades públicas (como la inauguración del Paseo Bandera) con autoridades.

En estos dos años, Mata se transformó en la mano derecha de Claudio Melandri, con quien —reconocen en el banco— ha formado una dupla “muy bien afiatada”.

Una característica importante, considerando que Melandri ahora será presidente de la entidad (en reemplazo de Vittorio Corbo) y permanecerá como Country Head, es decir mantendrá un pie al mando del directorio (delegando y controlando directrices estratégicas) y otro al mando de la línea ejecutiva del banco, que aplica dichas políticas.

En ese sentido, un ejecutivo bancario con quien ha interactuado comentó que es una persona “bastante técnica, que le gustan los números, de hecho estaba a cargo de finanzas, y que ha ido conociendo el banco desde dentro hasta llegar al tope”.

Atributos que el nuevo gerente general del banco deberá emplear en los próximo cambios que enfrenta la industria, como la próxima implementación de una nueva ley para el sector (actualmente en trámite en el Congreso), mayores requerimientos de capital para la industria y el potencial cambio de ente fiscalizador: la nueva Comisión para el Mercado Financiero (CMF). En su última entrevista a El Mercurio en 2015, sostuvo que “seis años de plazo es harto” para cumplir con la obligación de fortalecer el capital de la entidad según las exoigencias de Basilea III.

“Casi fui doctor”

En 2016, en una revista interna del banco, Miguel Mata confidenció algunos aspectos de su vida más íntima.

Ahí dijo: “Creo que el Banco no puede ser incompatible con la vida familiar de quienes trabajan acá. Nunca estaré contento si en un área que depende de mí hay alguien que no puede ver a sus hijos porque regresa a su hogar cuando ellos están durmiendo”.

También se reconoció fanático de los asados y confesó que si no hubiera sido ingeniero industrial (UC) “hubiera sido médico, pero nunca se dio y era complicado porque “Doctor Mata” no habría sonado muy bien”.

Partió con Luksic

Los orígenes de Mata se remontan al ex Banco O’Higgins, cuando esa entidad era controlada por el grupo Luksic, y en donde compartió con otros emblemáticos ejecutivos de ese grupo, como Pablo Granifo (ex gerente comercial del O’Higgins y hoy presidente de Banco de Chile).

En el banco de Luksic, se desempeñó por 12 años como gerente de planificación y control y, luego (pos fusión O’Higgins-Banco Santiago) como controller financiero del ex Banco Santiago.

Cuando Luksic vendió el Santiago al Santander (2002), Mata pasó junto a otros ejecutivos a la entidad de capitales hispanos, acompañando a Fernando Cañas quien asumió la gerencia general.

De esta forma, este ejecutivo ha ocupado tres cargos claves en el Santander: gerente de la División de Seguimiento de Negocios (por casi ocho años), Chief Financial Officer (siete años y medio) y subgerente general (dos años).

Su lado B
Amante del golf, U2 y el buceo
Según sus cercanos, el nuevo gerente general de Banco Santander es un aficionado a los deportes y a la naturaleza. Asimismo, de acuerdo a los registros de la CMF, el alto ejecutivo bancario posee una pequeña participación accionaria en el Club de Golf de Rocas de Santo Domingo.
Sus amigos sostienen que Mata es un amante de las actividades de montaña y en una revista interna reconoce su amor por la música y las bandas U2 y Van Halen, pero ahora ha descubierto nuevas bandas como The Killers, Marina and The Diamonds y también a Lana del Rey.
Otra afición que cultiva es el buceo, el que aprovecha para practicar fotografía sub acuática. También es fanático de los autos y tiene un Porsche 911 Turbo s Coupé.


Noticias Relacionadas con este Artículo



Nosotros le podemos ayudar
Etcheberry Consultores